Las reformas de Macri: el año que empezó en diciembre

02 ene 2018 - 15:27
Comparte esta noticia

Un reciente relevamiento entre especialistas publicado por “Río Negro” indicó que las reformas impulsadas por Mauricio Macri recién tendrán efecto en el mediano y largo plazo. Los economistas coinciden en que se trata de un buen primer paso para ajustar los desequilibrios de la economía, pero también advierten que habrá que dar varios más si se quiere mejorar las expectativas de inversión y crecer sostenidamente en el tiempo. Se podría decir que es la secuencia natural de una agenda de cambio, una sucesión encadenada de medidas que al final del camino terminarán por definir el rumbo y sus resultados. Es probable. Si no fuera por la sensación de que la economía le sigue corriendo el arco a la Argentina

Con la sanción de las reformas y la corrección de la meta de inflación, el año empezó en diciembre. El gobierno se ha propuesto reducir un punto el déficit fiscal y lo que hemos visto a finales de 2017 promete ser regla. El enorme universo de jubilados y beneficiarios de asignaciones por hijo y pensiones verá recortados sus ingresos según la nueva fórmula de movilidad. Se espera que avance el programa de reducción de subsidios energéticos y ya se conoció el primer esbozo para la baja de los subsidios al transporte, con especial impacto en el área metropolitana de Buenos Aires, principal beneficiaria. Habrá una merma en los ingresos por impuestos por la aplicación de la reforma tributaria. Nación y provincias mantendrán el gasto constante en términos reales y no elevarán sus plantas de personal a raíz de la firma del compromiso fiscal. Ya se aceleraron despidos. Está en marcha un vasto programa de reducción de cargos políticos, desde director para arriba. ¿También ministros? Se espera la sanción de la reforma laboral, que termina con las rigideces en los contratos. Y empezará a discutirse una reforma integral del sistema previsional.

Será el año del ajuste pero también el segundo consecutivo de crecimiento. Macri buscará afianzar la agenda de cambios pensando en su reelección. Se empezará a vivir ese clima en la segunda parte del año, después del Mundial. Sobre el final, asistiremos a la reunión de mandatarios del G20, inédita en Sudamérica.

La conflictividad llegó para quedarse. El peronismo deberá enfrentar la difícil tarea de encontrar un liderazgo. Igual que la CGT. Y se empezará a definir la situación judicial de la ex presidenta Cristina Kirchner. 2018: bienvenidos a otra temporada de rápidos.

El peronismo deberá enfrentar la difícil tarea de encontrar un liderazgo. Y se empezará a definir la situación judicial de Cristina. Temporada de rápidos.