“El aumento de las tarifas, claramente, pudimos haberlo instrumentado mejor”

01 dic 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

“¿Cuánto vale haber evitado la quinta crisis terminal de los últimos 50 años? ¿Cuánto vale, en la calificación, haber bajado la tensión en Argentina? Hoy se convive, la gente está más tranquila. El mundo nos abrió las puertas, nos visita, nos invita a participar. El mundo entero quiere que a la Argentina le vaya bien. Yo me pondría para esta etapa una buena nota”, responde Mauricio Macri cuando se le pide un puntaje para su primer año de gestión.

P-¿Muy bueno?

R- Sí, yo pondría un 8.

P- ¿No hay nada que reconoce que se hizo mal, que se puede corregir?¿La inflación?

R- Siempre podemos mejorar, y estamos mejorando todos los días. La inflación ha sido quizás el mayor éxito que hemos tenido, yo dije a principio de año que el segundo semestre iba a bajar de manera drástica la inflación. La mayoría me decía que era imposible, y hoy estamos en un promedio de 1,5% mensual. Todavía es lejos de donde tenemos que llegar, que es un dígito anual, pero ha sido un salto positivo.

P- ¿Y en las tarifas?

R- El aumento de las tarifas, claramente, pudimos haberlo instrumentado mejor. Pero ahí también quiero rescatar el enorme apoyo de la gente. El 83% de la gente pagó su boleta, aún constándole. Y desde la política se revirtió, lamentablemente, porque la gente ha dicho “aunque me duele entiendo que la energía no puede ser gratis, no es gratis en ninguna parte del mundo. Y los rosarinos, los cordobeses, los rionegrinos, los neuquinos, pagan ya dos o tres veces más que yo”. Entonces todos tenemos que pagar un poco más. Y éste es el compromiso, cada día acercarnos más a pagar lo que vale la energía. Porque sin energía no tenemos futuro.

P- El PJ muestra una actitud de mayor beligerancia. Reforma política, impuesto a las Ganancias y el proyecto de reforma social. ¿Hubo un recrudecimiento en la ofensiva opositora?

R- Yo creo que se confunde intentar mantener una agenda mediática con gobernar un país en dirección a una reinserción al mundo, a volver a crecer, a hacer reformas de fondo que permitan tener una Justicia independiente, la libertad de expresión con la cual convivimos hoy. Nosotros estamos hoy más que nunca convencidos del rumbo que hemos tomado, y siento que la gente lo entiende mucho mejor que muchos de los dirigentes, que continúan con propuestas demagógicas, que entorpecerían, de implementarse, el camino de crecimiento que emprendimos.

P- Sobre el impuesto a las Ganancias, ¿no le parece que algo que podría haber sido un éxito para el gobierno ahora parece forzado por la oposición?

R- Solucionar algo que abarca solamente al 3% de la población no lo vivo como un éxito para el gobierno. Yo gobierno especialmente para los que menos tienen, para el 32% que está en la pobreza, para aquellos que necesitan realmente que el país vuelva a crecer. Y la discusión del impuesto a las Ganancias es alrededor del 3% de la población que más gana en la Argentina.

P- Pero fue un eje de la campaña electoral y ustedes habían prometido medidas distintas a las que están impulsando ahora.

R- Triplicamos el mínimo no imponible a principio de año. Un enorme esfuerzo de corregir algunos abusos que habían sido producto de la inflación. Y ahora tenemos una propuesta que genera una escala progresiva mucho más justa. Y creemos que eso es lo posible. Entendamos que el problema fundamental que enfrenta la Argentina es el enorme déficit fiscal que tenemos. Que hay que bajarlo.

P- ¿Se puede avanzar en gravar la renta financiera, el juego, las mineras?

R- Se puede discutir. Más allá de casos en los que podemos estar de acuerdo, el problema de la Argentina, además del altísimo déficit fiscal, es que tiene la carga impositiva más alta de la región. Eso es un impedimento enorme a que se genere nuevo trabajo, y el trabajo es lo que nos va a sacar de la pobreza. Espero que a partir del año que viene nos sentemos alrededor de una mesa y, en vez de todos venir a pedir algo más, todos vengan a decir “qué menos” vamos a hacer para lograr ese equilibrio. Así, con ese equilibrio no nos va a afectar qué es lo que pase en el mundo, o al menos no tanto.

Buenos Aires
Últimas noticias de ésta sección