El gobierno apuntó a Randazzo por la “desidia y corrupción” kirchneristas

En Japón, junto a Macri, el ministro deTransporte Guillermo Dietrich lanzó duras críticas a su antecesor, que busca instalarse como candidato del peronismo.

En clave de campaña, dijo que en su área hoy se paga todo “mucho más barato de lo que se pagaban antes”. “Ya no hay retornos, ni cometas, ni nada”, aseguró.

20 may 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

A pesar de la larga gira en el lejano continente asiático, con la atención puesta en la firma de acuerdos y la atracción de inversiones, el gobierno demostró no descuidar ni por un momento el escenario electoral en el país. Mientras el ex ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, busca instalarse en la interna del PJ boanerense, el oficialismo ya lo ubica como un nuevo blanco de sus críticas de tinte polarizador. Luego de que Mauricio Macri, desde China, criticara al peronismo y al último gobierno kirchnerista –especialmente por el manejo de los recursos públicos- ayer, desde Japón, el actual ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, cruzó fuerte a Randazzo y otros ex funcionarios por la “desidia”, “corrupción” y “derroche” de los últimos años.

En Tokio, última escala de la gira que finaliza hoy, donde recorrió los subtes japoneses, Dietrich aseguró que en Argentina no sólo “hubo una forma corrupta de hacer política”, sino también “desidia en el manejo de los recursos públicos y un derroche en la plata que se gastaba, escandaloso”.

Apuntó entonces contra los ex ministros del kirchnerismo, empezando por el nuevo candidato dentro del PJ provincial: “Esto estaba en el área de Randazzo; Vialidad, en el área de (Julio) De Vido. Yo tengo áreas que dependían de Randazzo, áreas que dependían de (Axel) Kicillof, como Puertos y Vías Navegables -que puedo escribir un libro sobre las cosas que hemos encontrado. Y lo que encontramos nosotros es que hoy pagamos las cosas mucho más barato de lo que se pagaban antes”. El ministro aseguró que “hoy no hay ningún tipo de retorno, de ‘cometa’ o de cualquiera de esas palabras”.

“Un vagón traído de China, el gobierno anterior para bajarlo del barco al puerto, pagaba 2 mil dólares por vagón; nosotros pagamos 425 dólares, el mismo servicio, la misma grúa, todo exactamente igual. Por cada vagón nos ahorramos 1.500 dólares”, graficó e insistió: “En la Argentina hubo corrupción en las contrataciones directas y las licitaciones, tanto en un manejo ineficiente de los recursos públicos, como en los hechos corruptos”.

El gobierno arrancó tarde su estrategia confrontativa. Luego de una transición relativamente pacífica, Macri endureció visiblemente el discurso en la apertura de sesiones legislativas de este año. Ahora, el oficialismo encontró un nuevo objetivo. El día anterior a las críticas de Dietrich, el presidente le respondió directamente a Randazzo, quien había calificado al gobierno de “insensible con los más humildes”, al confirmar públicamente su candidatura (ver aparte).

Macri cargó contra el peronismo por creerse “los dueños de la sensibilidad”. “¿Por qué esa sensibilidad no se transformó en cloacas, agua corriente, pavimento para que la gente vaya a trabajar y llevar a sus hijos al colegio los días de lluvia?”, disparó e instó al PJ a “hacer un profundo proceso de autocrítica porque fueron muchos años de gobierno y en esa década entró plata a la Argentina como nunca antes”.

Aunque Randazzo anunció su intención de competir en una eventual interna contra la ex presidente Cristina Férnandez -si se anota finalmente-o el candidato del kirchnerismo, el gobierno develó su estrategia: son lo mismo.

El mismo día que Macri, la gobernadora bonarense, María Eugenia Vidal, advirtió que no ve diferencia entre Cristina y su ex ministro: “Los vecinos de la provincia hay cosas que no quieren más, y que vivieron durante muchas décadas”, dijo, y al ser consultada sobre su preferencia por una candidatura opositora de Randazzo o de la ex mandataria, respondió: “No hay personas dentro del peronismo que representen algo distinto a lo que vivieron”.

Para el oficialismo, la figura de la campaña en la provincia será, sin duda, Vidal. La gobernadora se muestra cada vez más con sus potenciales candidatos, mientras las encuestas arrojan altos indices de desconocimiento para figuras como el ministro de Educación nacional, Esteban Bullrich, y la legisladora porteña, Graciela Ocaña. El gobierno busca contrarrestar el desconocimiento con los altísimos niveles de imagen que retiene la gobernadora bonaerense.

“Tengo áreas que dependían de Randazzo, Puertos y Vías Navegables. Puedo escribir un libro sobre lo que hemos encontrado”.
Guillermo Dietrich
Ministro de Transporte
“Hay cosas que los vecinos de la Provin-cia no quieren más. No hay personas dentro del peronismo que representen algo distinto”.
María Eugenia Vidal
Gobernadora Provincia
de Buenos Aires
“Se han creído los dueños de la sensi-bilidad. ¿Por qué esa sensibilidad no se transformó en cloa-cas, agua corriente, pavimento”.
Mauricio Macri
Presidente de la Nación
“Sentimos que es un gobierno insensible”
“Después de escucharte a vos, de los sectores que han perdido el trabajo, de los sectores que están muy golpeados, sentimos la obligación, casi, de ser candidatos. Porque tenemos un compromiso militante, porque somos tipos que abrazamos la política con vocación de servicio. La verdad que sentimos que este Gobierno es absolutamente insensible”, dice, Florencio Randazzo, de forma poco improvisada, mirando a los ojos al padre Pepe Di Paola, que lo recibió en su parroquia. El video, al que luego le contestó Mauricio Macri, fue publicado por Gabriel Katopodis, uno de los intendentes que se sumaron a las filas del ex ministro.
Ayer, el Padre Pepe se despegó del ex funcionario y en una carta a sus feligreses tildó de “confusa la situación” que se dio “ante la visita de Randazzo”: “Nosotros nunca apoyamos a ningún candidato”, aclara el cura villero.
Buenos Aires

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección