Once: De Vido se negó a declarar ante el tribunal

“Me reservo el derecho de hacerlo más adelante”, dijo en la tercera audiencia del juicio. En otra causa, por fraude, su defensa rechazó un pedido de detención.

12 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El ex ministro de Planificación kirchnerista Julio De Vido, se negó ayer a prestar declaración indagatoria en el juicio oral y público por la tragedia ferroviaria de Once.

“No (voy a declarar) por el momento por asesoría de mis defensores pero me reservo el derecho de hacerlo más adelante”, dijo De Vido, hoy diputado nacional, cuando el Tribunal Oral Federal 4 le pidió a subir al estrado y lo invitó a declarar.

Al ser interrogado sobre sus datos personales, De Vido dijo que es casado, arquitecto y” actualmente diputado”, que vive en Puerto Panal, localidad de Lima, partido de Zárate, y negó que tenga condenas pero admitió que posee “varias causas en trámite”.

También se opuso a ejercer su declaración de descargo el otro enjuiciado: el ex jefe de la Unidad de Renegociación de Contratos Gustavo Simeonoff.

Luego de ambos desistimientos, el Tribunal resolvió clausurar la tercera audiencia del debate, que sesiona sólo los días miércoles, y anunció que el juicio proseguirá dentro de tres semanas, el 1º de noviembre, cuando se abrirá la etapa de recepción de testimonios.

Los jueces rechazaron los pedidos de absolución y nulidad de las defensas por considerar que eran “reedición” de planteos que ya llegaron a tribunales superiores, incluida la Corte Suprema, y fueron desestimados.

De Vido y Simeonoff comparecen acusados de los delitos de estrago culposo por el descarrilamiento de un tren y defraudación contra la administración pública. La tragedia ferroviaria de Once, que provocó 51 muertos y 789 heridos en febrero de 2012.

En otra causa, por fraude en la minera Río Turbio la defensa de De Vido rechazó el pedido de desafuero y detención presentado por el fiscal y dijo que obedecen a un “revanchismo”.

Buenos Aires

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.