Tips básicos para comprar un usado

Una inversión que en muchos casos implica el ahorro de varios años y que se puede perder en un segundo por una mala elección. Algunas cuestiones a tener en cuenta cuando se elige un vehículo del cuál no se conoce con exactitud su procedencia.

04 dic 2017 - 14:17
Comparte esta noticia

La compra de un vehículo usado siempre implica riesgos de los cuales ningún usuario está exento, pero hay algunos aspectos a considerar que pueden achicar el margen de error y hacer de la experiencia una situación placentera.

En principio hay que aclarar que aunque se trate de un vehículo con pocos o muchos años de uso, en la mayoría de los casos se trata de una erogación de dinero bastante grande, o incluso de todo el ahorro que el potencial comprador pudo juntar a lo largo de su vida para llegar a adquirir el bien. Atento a este punto, la clave es entonces cuidar ese dinero y no perderlo en una transacción fallida o que implique entrar en un proceso judicial de largo aliento.

Una situación ideal de compra de un usado se da entre personas conocidas, en la que el comprador sabe a ciencia cierta de dónde proviene el auto y el cuidado que se le dispensó durante el tiempo de uso. En este caso, los cuidados a tener en cuenta pueden ser un poco más laxos, pero siempre habrá que respetar todos los pasos para que la negociación llegue a buen puerto y realizar la documentación pertinente para evitar sobresaltos.

Cuando no se conoce el origen del vehículo, hay cuestiones a las que habrá que prestar atención para evitar posteriores dolores de cabeza.

Algunos tips a considerar, aunque no los únicos, son:

• Realizar la verificación policial. Un paso ineludible en la compra de un vehículo usado. Es preferible perder el valor de lo que sale el formulario 12 (de verificación policial) y no el dinero ahorrado durante años. Lo aconsejable es ir con el propietario o vendedor del vehículo a realizar la verificación a la policía y descartar todas las dudas que hay sobre la procedencia del vehículo y si hay algún tipo de inhibición legal sobre el mismo. Si esto no se puede hacer por algún motivo, una alternativa es sacar una fotografía de los números de chasis y motor y con esos datos dirigirse a la sede policial a pedir un informe de la situación del vehículo.

• Comprar en concesionarios o agencias con trayectoria. Esto genera cierta tranquilidad porque frente a un problema es recomendable tener un lugar físico dónde reclamar. Si la transacción se realiza en un lugar cualquiera, como puede ser en plena vía pública y con un desconocido, luego será muy difícil recuperar lo que se perdió e incluso encontrar al vendedor.

• No apurarse para comprar. Como ya se indicó, el desembolso de dinero es grande y es primordial hacer una buena elección del vehículo que se quiere adquirir. Las mejores compras son las que se realizan sin apurarse y viendo todas la opciones disponibles en el mercado.

• Tratar de evitar las ofertas muy tentadoras. Son varios los ejemplos de personas que han caído en la trampa tentados por valores de vehículos muy inferiores a lo que realmente valen en el mercado. En estos casos en particular lo mejor es evitarlos y tener muy claro que nunca se debe entregar dinero por adelantado antes de estar seguro de la procendencia legal del vehículo. Además del formulario 12 que se hace en la policía, y la consulta en el registro del automotor donde el auto esté radicado, otra forma de asegurarse que el vehículo sea legal y no tenga deudas es a través de la chapa patente cuyo número se puede verificar que corresponda con el móvil en cuestión entrando en la página web de la agencia de recaudación tributaria de la provincia donde esté radicado el bien a comercializar. Para el caso de Río Negro el sitio es: www.agencia.rionegro.gov.ar

Allí se podrá consultar, entre otras cosas, si el vehículo posee una deuda de patente, si está en condición de secuestro o si está en etapa prejudicial.

• Revisión por un mecánico. Otro de los aspectos principales antes de desembolsar dinero por un usado es hacerlo revisar por un mecánico conocido, que nos pueda decir fehacientemente cuáles son las condiciones reales del bien a adquirir. Lo ideal es que una vez realizada la compra, el vehículo no genere gastos en lo inmediato. Pero también está la opción de que si el auto o camioneta nos interesa y necesita refacciones menores, se pueda negociar una rebaja de precio con el vendedor para cubrir luego las reparaciones que haya que realizar, o por ejemplo para cambiar las cubiertas si no están en buen estado, o arreglar algún detalle pequeño de chapa o pintura.

Por último, si el vehículo a considerar ya tiene varios años de uso, habrá que revisar muy bien la estructura para descartar problemas de corrosión.

Una revisación a fondo con algún chapista conocido tampoco estará de más realizarla.

“Costó que el público entendiera cuál debía ser el precio de los vehículos usados en función de las grandes ofertas que tenían los 0 km”.
Alberto Príncipe, presidente de la Cámara del Comercio Automotor (CCA).
Datos
1.700.000
vehículos usados vendidos es la estimación que tiene el sector para cuando finalice el balance de 2017.
15 a 20%
es el margen de comisión del concesionario por la venta de un usado, sin contar gastos.
miguel vergara

TAGS.

Últimas noticias de esta sección