Ya no es obligatorio que los autos traigan ESC este año

La medida comenzaba a regir el 1º de enero de 2018, pero el gobierno la postergó. El ESC es un dispositivo de seguridad que presta asistencia al conductor frente a maniobras bruscas e impide la pérdida de control, lo que evitaría muchos accidentes.

07 ene 2018 - 23:10
Comparte esta noticia

El Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina, Latin NCAP, consideró “lamentable” y “desafortunada” la decisión del Gobierno argentino de postergar la obligatoriedad de Control Electrónico de Estabilidad (ESC o también conocido como ESP) en los vehículos cero kilómetro que se comercialicen en el país.

El sistema de seguridad que debía entrar en vigencia el primer día de este año es un dispositivo tecnológico que monitorea la trayectoria del vehículo, la compara con el recorrido deseado por el conductor e interviene ante situaciones de riesgo, lo que Latin NCAP aseguró “salva casi tantas vidas como el cinturón de seguridad”.

Gran cantidad de los incidentes viales que se ven a diario en rutas y que se aducen a impericia del conductor podrían ser evitadas con el ESC, se asegura en la industria automotriz.

El ente evaluador internacional calificó como “lamentable” y “desafortunada decisión” del Gobierno argentino la de postergar la obligatoriedad del ESC “al menos dos años más, a pesar de que la fecha establecida era enero de 2018 y de común acuerdo firmado entre marcas y autoridades”.

Latin NCAP hizo saber mediante un comunicado que se dirigió directamente a Presidencia de la Nación, Ministerio de Transporte y Agencia Nacional de Seguridad “con el fin de informar y solicitar a los responsables de que no sigan adelante con esta lamentable decisión”.

Los responsables del programa entendieron que “el gobierno argentino, al igual que los otros gobiernos de la región, deben introducir regulaciones sólidas y transparentes para mejorar la seguridad de los vehículos”.

Asimismo, plantearon que “los fabricantes de automóviles deberían ofrecer a los consumidores la misma protección básica que ofrecen a sus clientes de las economías maduras”.

Las últimas pruebas de choque realizadas por Latin NCAP, demostraron que los fabricantes de automóviles pueden construir vehículos en la región “cada vez más costeables y con seguridad de cinco estrellas”, lo que implica “la inclusión de ESC” con obligatoriedad.

Asimismo consideró que está “demostrado lo importante que es que los gobiernos establezcan normas mínimas de seguridad para los vehículos vendidos a los consumidores”.

Sin las medidas mínimas recomendadas “varios de los fabricantes de automóviles continuarán ofreciendo seguridad deficiente, 20 años atrasada respecto a Europa y las familias de argentinos seguirán sufriendo pérdidas y lesiones innecesarias ante siniestros de tránsito” se alertó.

“La incorporación inmediata de este sistema es lo correcto para la seguridad vial y para los consumidores de Argentina”, agregó la agencia y planteó que “si la razón de la postergación es acompasarse con el mercado brasilero, Argentina perdió la oportunidad de liderar en la región en esta materia”.

También señaló que “la postergación del requerimiento del ESC ignora a quienes han trabajado duramente por la seguridad vial y apoya a unos muy pocos que entienden que la seguridad vial es menos importante que sus propios beneficios económicos”, marco en el cual aseguró que “hay marcas que han creído en este acuerdo y han dispuesto recursos para cumplirlo”.

El secretario general de Latin NCAP, Alejandro Furas, consideró que “mientras esta tecnología que salva vidas no se haga obligatoria como estaba acordado en 2018, los fabricantes la seguirán ofreciendo como opcional cobrando por ella varias veces más del costo real haciendo pagar al argentino más por seguridad básica de otros mercados”.

“Si esta medida fuera ya obligatoria, todo argentino que compra un vehículo caro o barato con gran esfuerzo económico hubiera tenido esta protección básica desde 2018”, sentenció al fustigar que se haya privilegiado “el bolsillo de unos pocos en beneficio de corporaciones multinacionales, a costa de la seguridad de los argentinos”.

El control electrónico de estabilidad logra interpretar la trayectoria del vehículo mediante un sistema informático que utiliza los sensores de velocidad de giro de cada rueda y de aceleración lateral. En situaciones de subviraje o sobreviraje, que es cuando el conductor ha perdido control sobre el vehículo, el sistema activa automáticamente los frenos, lo que disminuye la velocidad en las ruedas más comprometidas hasta lograr que el conductor retome el control sobre el vehículo. En situaciones extremas, el sistema también puede disminuir la potencia del motor, o combinarse con otros sistemas de seguridad como el Control de tracción (TCS) y el sistema de freno ABS.

Image
Datos
de los accidentes mortales en rutas son el resultado de la pérdida de control del vehículo, seguidas de una colisión.
50%
dólares es el valor estimado que saldría al fabricantes agregar el dispositivo.
60
“LatinNCAP exige desde 2016 el ESC para lograr 4 y 5 estrellas, muchos consumidores aún no saben de qué trata la tecnología”.
Alejandro Furas, director técnico de GlobalNCAP y sec. gral. de LatinNCAP.
agencia
Últimas noticias de esta sección