El hincha de Boca que demanda a River por el partido suspendido

Patrocinado por un abogado, un barilochense acusó “daños y perjuicios” tras la suspensión del partido ante Boca Juniors en 2015. “Me cambió mucho la vida”, aseguró.

18 jun 2017 - 19:56
Comparte esta noticia

De la noche a la mañana el nombre de Darío Cánepa tomó relevancia en los principales medios del país. Su caso es único. Decidió demandar por “daños y perjuicios morales, psicológicos y económicos” al club River Plate y a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

El 14 de mayo de 2015 Boca Juniors recibió a River Plate en el partido de vuelta por octavos de final de la Copa Libertadores. El encuentro perdido por los “Xeneizes” en Núñez aventuraba un intenso partido.

Darío imaginó una gran oportunidad para que toda su familia disfrute de un espectáculo deportivo de fama mundial. Pero, antes del comienzo del segundo tiempo, los incidentes producidos por la hinchada local terminaron con su ilusión.

“Me sentí muy mal. Fui a ver a un abogado por medio de un psicólogo”, recordó Darío en diálogo con este medio tras aceptar una entrevista telefónica. Reconoció que se trata del primer caso judicial contra la Conmebol, pero justificó su accionar por las complicaciones que le trajeron el viaje y que “contraté 90 minutos y solo vi 45”.

El caso lo recibió el abogado Ricardo Frega Navia, un especialista en derecho deportivo. El mismo que le embargó las copas a Independiente por las deudas de ese club con Luciano Leguizamón.

Según la explicación brindada por el letrado, el reclamo se encuadra en la ley de defensa al consumidor y el artículo 51 de la ley 24.192 de violencia deportiva. Ese último punto explica que las entidades que participan de un espectáculo “son solidariamente responsables de los daños y perjuicios que se generen en los estadios”.

Sin embargo, de las tres partes involucradas, Darío ejerció su derecho contra River Plate y la Conmebol. “Yo creo que Boca ya pagó demasiado”, aseguró acerca de la eliminación del torneo, la multa económica y la suspensión del estadio que provocó el ataque perpetrado desde la hinchada local.

Pero el demandante dijo que su reclamo no es reciente, sino que en los últimos años pasó por dos mediaciones a las que únicamente asistió el club involucrado. “Todo llevó su tiempo, hasta juntar la plata para pagar los sellados”, dijo y remarcó que no se logró un acuerdo con River, mientras que la Conmebol no envió ningún representante desde Paraguay.

Cánepa reconoció que el caso se muestra “insólito” por demandar al club que fue agredido y porque “es el único caso contra la Conmebol”. El barilochense, que se dedica al turismo, consideró que su causa es “justa” y que se encuentra amparado por la ley.

A partir de las últimas notificaciones se dará inicio a un juicio en el que cree que saldrá victorioso. “La ley está bien clarita, no se van a poder dar muchas vueltas”, aseguró. La demanda que presentó Frega Navia exige 53.000 pesos en concepto de daño moral, 12.000 por el daño psicológico y 9.000 por los gastos ocasionados, más los intereses que se calcularán desde el día del partido hasta la fecha del efectivo pago.

El hincha de Boca que demanda a River por el partido suspendido
Adrián “Panadero” Napolitano, autor de la agresión, no podrá entrar a un estadio hasta 2019.
Un sueño trunco

“El viaje fue muy costoso. Además está el tema laboral y la expectativa que generaba ver una fiesta deportiva”, detalló Cánepa sobre algunas de las consecuencias que sufrió. Dijo que, tras ese episodio, le “cambió mucho” la vida y que hasta notó diferencias en su conducta.

La desilusión fue tal que decidió darse de baja como socio de Boca Juniors, teniendo en cuenta que, desde los 16 años, viajó al menos tres veces al año a Buenos Aires para seguir su pasión.

“No conozco ni mi provincia”, dijo para dar una referencia de la importancia que tiene el fútbol en su vida, y agregó que tuvo “estados de nervios durante mucho tiempo, mucha angustia”.

Aquella noche del 14 de mayo, Darío estuvo acompañado por su mujer, su hijo, y uno de sus hermanos. Recordó que el ambiente “estaba muy hostil”, y que hasta llegó a escuchar que se invadiría el campo de juego ante un resultado adverso.

“No me siento seguro de ir a ver un partido, ver algo legal, algo transparente”, detalló y dijo que incluso esperaron hasta el otro día en Buenos Aires para saber si continuaría el partido. “Volvimos frustrados por toda la expectativa que tuvimos como familia”, lamentó.

¿Qué dijo el abogado?

Ricardo Frega Navia se entrevistó con TyC Sports y recalcó que existe el derecho al espectador a una “reparación económica” por daños civiles ante un episodio de violencia en un espectáculo deportivo.

“Darío Cánepa es un hincha de Boca hace muchos años, un socio que viene de Bariloche, que se trasladó con su familia y además no era un partido cualquiera, era contra River, el máximo rival deportivo y en la máxima competición de América. Es un partido de máxima atracción para un espectador”, relató.

Luego explicó que la suspensión del evento generó un daño moral porque se dieron una serie de incumplimientos “que lo dejaron sin poder disfrutar del espectáculo que pagó”.

Frega Navia agregó que las tres partes son solidariamente responsables pero que el demandante eligió no compremeter a Boca, teniendo el derecho de hacerlo, y que durante el proceso judicial se verá si River involucra al club que genera tantos sentimientos en los Cánepa.

DeBariloche

DeBariloche
Últimas noticias de ésta sección