El interés por la escalada deportiva trepa hasta lo alto

Cada vez más jóvenes se acercan hasta las escuelas deportivas. Bariloche cuenta con seis muros de escalada bajo techo. La apuesta nacional por una disciplina olímpica.

18 jun 2017 - 18:46
Comparte esta noticia

Los Juegos Olímpicos de Tokio tendrán a varios escaladores entre los miles de deportistas que llegarán hasta tierras asiáticas. Ese selecto grupo de debutantes podría contar con presencia de argentinos, si los resultados acompañan.

Entre las pruebas a superar se encuentran los Juegos de la Juventud que se realizarán en Buenos Aires en octubre del 2018. “Vamos a tener una selección, un equipo nacional”, adelantó Martín Finster, miembro de la subcomisión de escalada deportiva para la Federación Argentina de Ski y Andinismo (FASA).

Explicó que los deportistas federados tendrán la posibilidad de participar de campeonatos nacionales para sumar puntos y postularse entre los primeros del ranking local. Luego podrán revalidar sus cualidades en las competencias a realizarse en Austra y Canadá durante septiembre.

“Todavía estamos bastante lejos de un nivel internacional”, explicó Martín acerca de las expectativas en torno a esta modalidad que tomó carácter olímpico en agosto del año pasado. Dijo que, a diferencia de los países europeos, en Argentina no es un deporte “clásico” aunque confió que será “cuestión de tiempo” para que los equipos nacionales se destaquen.

Al frente de una escuela de escalada del Club Andino Bariloche, destacó que en los últimos cinco años el crecimiento de la actividad fue “increíble”. Martín opinó que la inclusión entre los olímpicos terminó por dar un empujón que fue de la mano del creciente interés por las actividades al aire libre.

“Tiene que ver con un estilo de vida”, detalló acerca de los valores que rodean a este deporte. Explicó que, a pesar de que se muestra como una actividad individual, se generan relaciones estrechas con los compañeros “porque básicamente le confías tu vida”.

Los compañeros de escalada son los encargados de dar seguridad a quien trepa una pared. Es el que sostiene la cuerda y genera contrapeso en caso de un resbalón.

Martín comenzó a escalar hace 20 años. El mismo tiempo que lleva viviendo en Bariloche. Llegó para estudiar el profesorado de Educación Física y potenció su interés por la montaña, lugar que conoció con apenas 10 años. “Al principio me daba bastante miedo”, reconoce acerca de mantener el equilibro apoyado en una saliente rocosa.

El tiempo que lleva escalando le permite confiar que el progreso tiene que con cada persona. Desde lo físico, con el uso de la fuerza y la resistencia, hasta lo mental aprendiendo a superar miedos y la posibilidad de enfrentar una situación y resolverla.

Bariloche tendrá la oportunidad de recibir un campeonato juvenil nacional el 17 y 18 de junio. Será en el muro de la Escuela Militar de Montaña, y se espera la asistencia de entre 60 y 80 escaladores. Se trata de una de las estrategias de la Fasa para armar un ranking y ocupar las dos plazas que tiene Argentina, como país organizador, en los Olímpicos del próximo año.

“Cuando haya más gente escalando, mejores escaladores vamos a tener”, se esperanza Martín ante los nuevos desafíos.

Los lugares que prefieren los escaladores se ubican en el cerro Ventana, la laguna El Trébol, Bahía López, Villa Llanquín y el Valle Encantado.
“La gente se interesa más por los deportes outdoor. Creo que un poco tiene que ver con la necesidad de relacionarse con la naturaleza”.
Martín Finster sobre el interés que despertó la escalada deportiva.

TAGS.

DeBariloche
Últimas noticias de ésta sección