Mucha promo y poco turismo, lo que dejó un mundial en Bariloche

La Copa del Mundo de Snowboard Cross puso al cerro catedral en lo más alto del calendario internacional aunque no hubo un boom de visitantes.

13 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El cerro Catedral fue escenario y vidriera mundial. Las dos fechas de la Copa del Mundo de Snowboard Cross fueron transmitidas en vivo por televisión para toda América y las imágenes en el nuevo circuito en la zona superior de la telecabina Amancay se multiplicaron en diarios de todo el mundo.

La competencia trajo a 100 snowboardistas de alto nivel de más de veinte países, acompañados de entrenadores, preparadores físicos, reparadores de tablas, entre otros. En la organización se dispusieron unas 200 personas y hubo decenas de trabajadores de prensa acreditados de varios países. En total, por la competencia se desplazaron unas 2.000 personas. Sin embargo, el evento de mayor jerarquía que tuvo el cerro Catedral en sus 80 años de historia, no traccionó turistas para este fin de semana aunque se evalúa positiva la promoción generada.

Desde el cerro Catedral señalaron que el público que presenció la competencia era exclusivamente esquiador ya que se accedía al área solamente con tablas. Los espectadores estuvieron a un lado de las pistas en lo que los organizadores llamaron “la pingüinera”.

A la hora de la premiación, que tuvo un espectáculo gratuito en la base de la montaña con la actuación del grupo Los Cafres, se sumaron unos 500 espectadores, según informó la empresa concesionaria y organizadora, Catedral Alta Patagonia.

El saldo es positivo por la visibilidad que generó el evento. “Creo que todavía no hemos tomado dimensión en Bariloche de la importancia que tuvo este evento pero sí lo hicieron en el resto del mundo”, señaló el intendente Gustavo Gennuso.

También el gobernador Alberto Weretilneck valoró el impacto del evento y comparó este suceso con la “tristeza y angustia” que se multiplicaba al hablar de Bariloche en 2012 tras la erupción del volcán Puyehue. “Hoy tenemos la mejor Copa del Mundo que se pudo haber organizado”, insistió.

Para el centro invernal el beneficio fue aún mayor ya que el Catedral logró meterse en un circuito de competencia mundial. Incluso ya se piensa en pelear la pulseada para repetir la localía y traer los próximos años nuevas fechas de eventos mundiales.

Planificación

La empresa concesionaria comenzó a trabajar en este evento tres años atrás y el año pasado con la confirmación de la primera fecha (que finalmente fueron dos) se dispusieron todos los recursos humanos y materiales para lograr el objetivo. Para eso en verano se realizaron tareas de retiro de rocas, movimiento de suelo, compra de maquinaria y la confección del circuito de 1.000 metros diseñado por el neozelandés Todd Main.

Otro punto destacado por los corredores fue que el circuito estaba compuesto íntegramente por nieve natural que fue acumulada y removida a partir de mediados de agosto, a diferencia de otros circuitos del mundo que completan la pista con nieve artificial.

“La organización fue impecable y esto fue reconocido por la Federación Internacional de Esquí”, destacó Orlando Moccagatta, subsecretario de Deportes y Alto Rendimiento de la Nación quien agregó que “se mostró que Bariloche y Argentina cuando trabajan juntos logran este tipo de cosas, con una capacidad de ingenieros y preparadores de pistas de gran nivel”.

Para Moccagatta “Argentina se mostró como una marca de país y deportes. Fue todo ganar”, insistió al tiempo que aventuró un “programa a largo plazo” para repetir la experiencia.

Vidriera
23 países
estuvieron presentes entre los competidores de las dos fechas de la Copa del Mundo en el cerro Catedral.
Bariloche

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.