“Algo huele mal en Dinamarca”

17 jul 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Seguramente todos recordarán los episodios que se vivieron en El Bolsón el año pasado, a raíz de aquella cesión y transmisión de los derechos de explotación y dominio que dispusiera la Provincia de Río Negro por ley 4335, en el marco de lo que dio en llamarse “desarrollo integral del cerro Perito Moreno”. Por aquellos días hablamos de “extranjerización de tierras”, de “negocios inmobiliarios”, de “reservas naturales protegidas”, de “tierras incluidas en la Reserva de Biosfera Andino-Norpatagónica de la Unesco”, de varias cosas puntuales. De la Provincia de Río Negro mirando para cualquier lado, defendiendo lo impresentable y denostando a los ciudadanos rionegrinos que se manifestaban en contra de todos estos atropellos.

La discusión pública que se generó en las redes excedió cualquier expectativa. Se viralizó la bronca de cientos de miles de personas, “calientes” por la extranjerización. Por las mentiras. Por advertir que se estaba consumando una verdadera estafa.

Hoy, nuevamente vuelve a ser noticia otra cara de un mismo manoseo (diario “Río Negro”, página 14: “Otro juicio sin condenas por la venta de tierras”) al quedar absueltos por falta de acusación fiscal el ex ministro de Producción de la PRN, Juan Accatino, y el ex director de Tierras de la Provincia, Daniel Tait, partícipes directos de la cesión de aquellas 1.500 hectáreas en el Perito Moreno. El fiscal Trejo les otorgó “el beneficio de la duda”, porque no vio consumado un fraude al Estado ni tampoco pudo definir un incumplimiento de los deberes de funcionario público en ambos funcionarios, fundamentalmente porque habían quedado desvinculados (?) del caso los privados que recibieron las tierras en cuestión. A su turno, el asesor legal del ministerio, Dr. Martín Lejarraca, consideró que la prohibición de reventa (establecida en un plazo mínimo de cinco años) no era aplicable por formar parte de un decreto “en desuso”. Pocas veces se han visto facilismos semejantes. El único que “puso lo que hay que poner” fue el ex juez de Instrucción Favio Igoldi, procesando a Accatino y Tait por considerar que la adjudicación y venta del bien fiscal se efectuó de manera irregular, contraviniendo la normativa aplicable al caso, con el fin de beneficiar a terceros en perjuicio del erario provincial. ¿Se acuerdan de Igoldi?. Ya no es más juez. Hace poco lo echaron como un perro por mal desempeño funcional.

Riquísima provincia la nuestra, diezmada por la inoperancia entreguista de tantos años y las complicidades políticas de todo calibre, al resguardo de una Justicia que da vergüenza.

Mario Álvarez

Roca

Últimas noticias de ésta sección