El Bolsón demostró cómo defiende sus tierras y sus reservas naturales

17 feb 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El pasado 11 de febrero pudimos ver cómo el pueblo de El Bolsón no produjo una marcha de resistencia, sino que se movilizó en defensa de sus tierras y reservas naturales. Ante el negocio inmobiliario, con el que unos pocos se benefician y muchísimos más sufren, merecían que el pueblo marchara con dignidad para repudiar que el megaloteo en la reserva natural Pampa del Ludden se concrete, a pesar de la connivencia manifiesta de los gobiernos de turno, y con el agravante de que dicha entrega por parte del Municipio de El Bolsón se realizó a una empresa vinculada con el amigo del presidente Mauricio Macri, vínculo defendido hasta el hartazgo por el primer mandatario.

La consigna del “no al loteo de la reserva natural” fue acompañada por organizaciones ambientalistas, asociaciones vecinales, gremios y numerosa cantidad de vecinos de otras localidades, y también se sumaron turistas que visitan esas zonas que son paradisíacas e hicieron que esta defensa se tradujera en miles de voces que repudian y condenan la venta de nuestras tierras, nuestros recursos y bellezas naturales a manos de extranjeras. Claro ejemplo de un nepotismo ilustrado con el cual pretenden ceder soberanías y dignidades que se defienden así, como lo ha hecho el pueblo de El Bolsón, con respeto, altura y contundencia.

Este vasto territorio que cede el Municipio bolsonés a una empresa privada, Laderas SA, es una reserva natural de agua, de la que dependen productores vecinos de la localidad, por eso también hablamos de que hay economías locales que ven en esta manifiesta deslealtad a su pueblo por parte de sus gobernantes una marcada y dolosa actitud de privilegiar el interés particular por sobre el interés general.

Bien se sabe que el Superior Tribunal de Justicia dictó la medida de no innovar sobre estas reservas naturales, pero que al tenor de los hechos no se ha respetado.

Tampoco olvidemos que el magnate británico Joe Lewis es propietario de 12 hectáreas que rodean el lago Escondido y que su acceso está vedado al común de la gente. Sólo es para los amigos.

En esta marcha sólo se vio a una representante legítima del pueblo, la senadora nacional Magdalena Odarda, quien hace 12 años viene acompañando y brindándose por entero a esta y otras muchas causas más que lesionan nuestra soberanía como pueblo, buscando con el acompañamiento de todos que nuestros derechos sean respetados y nuestros recursos, protegidos de la avaricia de los capitales extranjeros.

Como rionegrino felicito a todos los que el 11 de febrero marcharon en El Bolsón por la soberanía, por el agua, por nuestros recursos naturales. Porque bien es sabido que la dignidad y el capital son incompatibles, y cuando un pueblo se manifiesta dignamente el capital huye, y es allí cuando los gobiernos comienzan a cambiar de opinión.

Fabián José Pérez

DNI 17.064.616

Cinco saltos

Últimas noticias de ésta sección