“¿Hasta cuándo habrá que aguantar a estos personajes?”

20 mar 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

“Cuando quieras... donde quieras... como quieras” (reflexión de Guillermo Moreno). Con estas palabras el exfuncionario ultrakirchnerista Guillermo Moreno ofendió a un juez de la nación luego de que éste hiciera declaraciones sobre el ataque vandálico que sufriera su hijo en el estudio profesional de audio y ensayos que posee.

Casualmente, el juez se llama Claudio Bonadio, y es quien lleva, entre otras, las causas que involucran a la expresidenta y a sus dos hijos, y casualmente también al señor Moreno.

Por tratarse de Guillermo Moreno esto se podría convertir en una anécdota con el paso de los días, pero hay en sus declaraciones un alto y peligroso contenido de militante reaccionario cuyas pruebas las podemos buscar en el historial de los informes de prensa, a lo largo de toda su permanencia como hombre fuerte del aparato cristinista. Este hombre violento, mal educado, grosero, forma parte de la legión de amigos que visitan asiduamente en la casa de retiros espirituales Santa Marta del Vaticano a su santidad el papa Francisco. Por si alguno no se ha enterado, el señor Moreno junto al hoy detenido ex jefe del Ejército César Milani son comercialmente socios y dueños de una panchería llamada Tío Tola.

Los dos extremos se unen, y cuesta creer que un hombre que dice defender al peronismo sea “compinche” de un general que está cuestionado por propios y extraños, y especialmente por las organizaciones de Derechos Humanos, entre ellos el periodista Horacio Verbitsky, quien además se ha convertido en detractor de su amigo el mismísimo papa Francisco.

El viento fue quitando la tierra del piso y van apareciendo pases de factura entre “pares” que, comulgando cada mañana con el pensamiento de la líder ex casi reina, antes recibían órdenes malditas que debían cumplir muchas veces en contra de su voluntad. A los dirigentes y funcionarios se los utilizaba como felpudos, dejándolos ante la sociedad como eso que hoy ya no pueden borrar de sus figuras demacradas social y políticamente hablando.

El gobierno actual deberá de una vez por todas desenmascarar a todos los que en este momento están llevando adelante medidas de fuerza sin siquiera participar de las lógicas reuniones que son casi obligatorias a la hora de buscar soluciones a los graves problemas que afectan a todo el país.

Para unos es el propio gobierno el que se busca esta situación, pero la mayoría de los argentinos sabemos que detrás de todo este arsenal de piqueteros está la mano de la señora de El Calafate, la misma que cuando perdió las elecciones se negó a entregar los atributos correspondientes de la investidura presidencial a su reemplazante democrático y constitucional porque no sabía qué cara poner a la hora de la derrota ante los “cuarenta millones de argentinas y argentinos”, sabiendo que muchos de los “todos y todas” se mudaron para otro barrio.

Si como muchos dicen su santidad el papa Francisco es el líder del peronismo, convirtiendo a Santa Marta en Puerta de Hierro, vamos por mal camino, ya que no corresponde a un representante de la Iglesia mezclar política con religión.

Ricardo Bustos

DNI 7.788.556

“Para unos es el propio gobierno quien se busca esta situación, pero la mayoría de los argentinos sabemos que detrás de todo este arsenal de piqueteros está la mano de la señora de El Calafate”.
Misiones

Últimas noticias de ésta sección