Los parches al sistema educativo

17 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Luego de la lectura del artículo “El sistema educativo será inclusivo a partir del próximo ciclo lectivo”, publicado el 25/8 en la página 4, decido escribir la presente.

La dirigencia política nos sigue subestimando con falsas y poco fundamentadas propuestas de cambios educativos que sólo contribuyen a confundir, preocupar y generar expectativas acerca de lo que considero, en esta crisis educativa, una utopía.

Soy docente, egresada de la UNC. Trabajé en la provincia en el nivel primario y en educación especial, con paralíticos cerebrales. Estudié mucho acerca de discapacidad: hice cursos, ateneos, participé de congresos, leí mucha bibliografía y hasta visité un instituto que trabajaba con paralíticos cerebrales en Suiza, observando cómo se organizaban, en qué condiciones y cómo se reinsertaban socialmente. Y sólo me sirvió para aportar un mísero granito de arena, debido a las limitaciones de nuestro sistema.

Me pregunto a diario cómo hacer para que los docentes de escuelas comunes puedan evolucionar y adaptarse a las propuestas y necesidades de un alumnado que hoy supera ampliamente la preparación de los docentes, cómo mejorar la calidad educativa, el uso de las nuevas tecnologías y la relación docentes-alumnos y lograr una adaptación permanente de nuevos proyectos y objetivos educativos que se ajusten a la realidad de las diferentes comunidades (entiéndase las conformadas por padres, alumnos, docentes, no docentes, instituciones barriales, etc.).

Debemos trabajar, analizar y ver cómo podemos solucionar y/o mejorar en las escuelas los problemas edilicios, de personal, organizativos, comunitarios, etc. Y por sobre todas las cosas, la formación docente continua, para todas las jerarquías del sistema.

Hoy por hoy nuestro CPE no alienta a los docentes a cursar estudios universitarios, ya que ese título tiene el mismo puntaje que uno terciario. Cosa que pareciera de poca importancia, pero no lo es. Estamos hablando de “que alumnos con discapacidades optarán por asistir a la escuela especial o común”, ¡un chiste! A los genios de escritorio, en campaña política, les pregunto: ¿con qué maestros? ¿Con los que lidian a diario con el trabajo en la escuela común? ¿Cómo se hará el acompañamiento? ¿Y la integración? Si las obras sociales o prepagas pagan un acompañamiento terapéutico, ¿el CPE se va a hacer cargo de la maestra integradora, de tiempo completo, con el fin de optimizar la integración? Porque en mi experiencia esto no sucede actualmente.

¿Y la adaptación que demande la institución? Porque vemos escuelas que tienen ascensores que no funcionaron nunca, puertas de baños y aulas por las que no pasa una silla de ruedas, baños para discapacitados que no existen, tráileres que funcionan como aulas, salas pequeñas para la cantidad de alumnos, falta de rampas en los accesos a las escuelas, patios en muy malas condiciones, sillas y bancos en muy malas condiciones, etc.

No estoy para nada en contra de la inclusión, sino de la poca seriedad y la falta de criterios, análisis, discusiones y fundamentos sustentables de todos los actores que deberían intervenir en la toma de decisiones acordes a mejorar la inclusión de los niños con discapacidad. Seamos serios, realistas y comprometidos con nuestros ciudadanos. Basta de engaños y propuestas tomadas de los pelos. Bastante golpeada está la educación para que sigamos inyectándole placebos. Analicemos y discutamos, en serio, qué cambios necesita nuestra educación y cómo podemos llevarlos a cabo ¡partiendo de la realidad!

Elizabeth Vilma Cressatti

DNI 13.047.934

La dirigencia política nos sigue subestimando con falsas y poco fundamentadas propuestas de cambios educativos, que sólo contribuyen a confundir, preocupar y generar expectativas.
Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección