“Siempre hay alguien esperándonos”

03 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

Recuerden, siempre hay alguien esperándonos.

El sábado yendo hacia Arroyito desde Regina, me encontré en varias oportunidades con la tragedia en el camino (a algunos no alcancé a fotografiar): siete accidentes, algunos extremadamente graves.

Malas maniobras, la imprudencia al servicio de la desgracia, apuro por llegar a donde nunca llegarán/llegaremos conduciendo así.

Haciendo un mea culpa, uno se da cuenta de que la responsabilidad no es de la ruta ni de los que trabajan en ella, tampoco de los tambores, menos de la señalización. La culpa es toda nuestra. Somos los únicos responsables de lo que nos sucede.

Somos malos conductores, pésimos vecinos, insultamos y le hacemos señas al que se equivocó en vez de frenar y dejarlo entrar para evitar un accidente, le clavamos las luces altas al que viene de frente y aceleramos, como si el que se mandó tuviera ganas de chocar.

Somos guapos al volante, mal arreados, intolerantes, intensamente estúpidos al querer demostrar que tenemos la razón. Y lo peor, pretendemos ser grandes pilotos de carreras al acelerar para que nuestros hijos vean cuán fuerte vamos; para colmo de males, no respetamos las leyes de tránsito.

Si no me creen, vayan ahora mismo hasta la rotonda de la Ruta 22 (Leones) y verán pasar a todos a más de 40 km, como reza en los carteles.

Santy García

DNI 16.968.662

“Los argentinos heredamos muchísimas desgracias, de todo tipo, pero
agregamos la imprudencia del manejo vehicular”.
Villa Regina
Últimas noticias de esta sección