“Tiene muchos responsables”

13 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia
Los escandalosos casos de corrupción recientemente conocidos protagonizados por dirigentes sindicales, que no son hechos excepcionales y por el contrario integran una larga historia de acciones similares, trascienden el ámbito penal donde se juzgan a sus autores materiales y ponen en evidencia las responsabilidades que en esta delicada cuestión les competen a los poderes del Estado.
La discrecionalidad en el manejo de los fondos sindicales provenientes del aporte de los trabajadores, que sus inmorales dirigentes utilizan en beneficio propio, refleja la existencia de un entramado permisivo y cómplice conformado por la deliberada ausencia de un eficiente control estatal por parte del Ministerio de Trabajo, por la negligencia de la Justicia ante las numerosas evidencias de sospechosos enriquecimientos de notorios dirigentes sindicales y por la incuria de los legisladores de los oficialismos y las oposiciones de turno incapaces de sancionar una legislación que democratice la vida sindical, impida la continuidad ininterrumpida de los mandatos y posibilite la representación de las minorías en las conducciones de los sindicatos, lo que permitiría la debida fiscalización por parte de los propios afiliados. Es decir que por acción u omisión, por afinidad ideológica o por conveniencias varias, la corrupción tiene muchos responsables además de sus autores materiales y nadie puede hacerse el inocente.
Carlos Segovia
LE 7.304.065
“Oficialismos y oposiciones de turno son incapaces de sancionar una legislación que democratice la vida sindical”.
Cipolletti
Últimas noticias de esta sección