Universidad tomada

17 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El contexto actual parece mostrar que a la universidad pública le fue añadida una nueva función, que excede el concepto de institución formadora de profesionales. Pues es normal a estas alturas hallar profesores haciendo uso del aula como si fuese una asamblea. Considero irrelevante la posición ideológica, la actitud es en sí misma reprochable. No obstante, la orientación tiende a ser homogénea; para corroborarlo basta recorrer los pasillos.

Es que con el paso del tiempo ha llegado a ser connatural a la misma el hecho de verse involucrada en todo tipo de revuelta. Irónica situación pues, mientras un grupo la maneja, es financiada por los contribuyentes a quienes se les cobra sin interesar su bandera.

Es en este contradictorio contexto donde cobra sentido la toma de la Fadecs de la UNC por parte de las ex trabajadoras de limpieza. El conflicto lleva más de cinco meses, con la “ventaja” de que al menos las materias se están cursando, pues la toma puso en riesgo el dictado del primer cuatrimestre. Pese a esto, oficinas importantes siguen tomadas generando todo tipo de dificultades al personal que realmente allí trabaja, sumándole tensión y estrés. En fin, basta un grupo reducido de personas y el apoyo “solidario” de agrupaciones políticas universitarias para frenar una institución.

El rector Gustavo Crisafulli explica que la protesta es “rara”, ya que de las seis personas que llevan adelante el reclamo la mitad nunca está en la toma. Y que cada vez que se acercan en búsqueda de diálogo se encuentran con jóvenes que ni siquiera saben si son estudiantes. Casi con seis meses de conflicto pregunto: ¿cuáles han sido las condiciones que permitieron esta situación? Una pista puede ser el extremo y peligroso grado de politización al cual ha llegado la universidad pública en nuestro país.

César Martínez

DNI 37.359.303

ROCA

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección