Dramáticos testimonios en el juicio por un hombre descuartizado

El hecho ocurrió en octubre de 2015 en Fernández Oro. Ayer se escucharon las declaraciones de los primeros en llegar a la escena del crimen.

21 abr 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La Cámara Primera comenzó a juzgar ayer a Carlos Carrasco, que está acusado de haber matado y descuartizado a Juan Antonio Martínez Parra en octubre de 2015 en Fernández Oro.

El testimonio más conmovedor lo dio su nieta, quien aseguró que apenas encontró el charco de sangre en el patio de la casa de su abuelo, sabía que era de sangre pero que no quiso aceptarlo.

Luego declaró su pareja y un vecino.

Todos dieron testimonios similares con respecto al hallazgo del cuerpo.

El debate se reanudará el próximo 3 de mayo.

La nieta de Martínez Parra no pude evitar quebrarse. Lo hizo apenas comenzó a recordar la mañana que fue a limpiar a la casa de su abuelo y se encontró con charcos de sangre en todo el patio.

“Cuando entré a la casa noté que la puerta estaba cerrada con llave y por eso entré por una ventana. De ahí noté unas manchas de sangre y salí. Todas las machas me llevaban al patio, cerca de un baño que estaba en el fondo, y ahí es donde encontré una mancha enorme de sangre. Yo sabía que era pero no quería aceptarlo y seguimos buscando a mi abuelo”, declaró ayer entre lágrimas la mujer.

En la audiencia de ayer también señaló que sabía que Martínez Parra quería echar a Carrasco y que éste no se quería ir.

Indicó que no estaban teniendo buena relación y que habría sido por las reuniones nocturnas que mantenía el acusado con amigos. “Se juntaban a tomar y a fumar. Escuchaban música y pasaba mucha gente para la pieza donde estaba Carrasco”, indicó la nieta de la víctima.

Después declaró su pareja y dijo algo similar. Hizo referencia a que les llamó la atención que cuando llegaron la puerta de la casa estaba cerrada y que hallaron varios charcos de sangre. “Al principio pensé que era pintura porque era muy grande”, declaró el hombre.

El último testigo fue un conocido de la víctima, quien aportó el dato de que Martínez Parra tenía ahorrado alrededor de 1 millón de pesos.

Macabro homicidio

El cuerpo de Martínez Paz fue hallado el 3 de octubre de 2015. Fue después de dos días de intensa búsqueda.

Lo encontraron descuartizado en el techo de su casa, ubicada en Lucinda Larrosa al 400 de Fernández Oro.

Desde un principio la hipótesis fue que lo mataron para robarle ya que se descubrió que le habían sustraído su documento de identidad y cuatro certificados de plazos fijos supuestamente para cobrar el dinero que hacía tiempo había ahorrado.

Carrasco está acusado de homicidio doblemente calificado por criminis causa y por la alevosía.

Esta acusación prevé la única pena de prisión perpetua.

“Encontré una mancha enorme de sangre. Yo sabía que era de él, pero no quería aceptarlo y seguimos buscando a mi abuelo”.
La nieta de la víctima Martínez Parra.
Cómo fue el caso que se juzga
El 3 de octubre del año pasado fue encontrado el cuerpo de Juan Antonio Martínez Parra mutilado en el techo de su casa. Hacía dos días que su familia no sabía nada de él. Las primeras sospechas recayeron sobre uno de los inquilinos de la víctima y quien ayer comenzó a ser juzgado.
La hipótesis principal es que Carrasco lo asesinó para robar el cerca de 1 millón de pesos que Martínez Parra tenía ahorrados. Los peritos confirmaron que el cuerpo había sido desmembrado con un cuchillo de gran tamaño y que después le tiraron cal para que quedara irreconocible y así borrar todo huella.
Cipolletti