No habrá desalojo en La Cascada y buscan negociar para vender las tierras

El fiscal Gustavo Herrera solicitó al municipio que realice un relevamiento y dialogó con quien dice ser el propietario. Buscan conformar una mesa de diálogo y generar una resolución de este conflicto.

12 ene 2018 - 10:04
Comparte esta noticia

El fiscal Gustavo Herrera informó que ayer realizaron un relevamiento en el territorio denominado Cascada, en la zona Oeste de la ciudad, adonde hace pocos meses se intensificó la usurpación por parte de unas 300 familias. El presunto propietario expresó sus intenciones de vender las tierras a quienes actualmente se encuentran ocupando, que manifestaron voluntad de comprarla en cuotas. Se trata de una zona ubicada a unos 1000 metros pasando el paraje Lalor adonde funcionó un galpón de empaque hace muchos años.

Por estos momentos, personal de la secretaría de Desarrollo Humano y Familia se encuentra llevando adelante un relevamiento en profundidad, con la intención de dialogar familia por familia para conocer las diferentes realidades de cada caso. Ayer, desde Fiscalía recorrieron el predio para evidenciar lo que ya les había sido informado: unas 30 familias viven allí en construcciones precarias, pero hay unas 300 parcelas demarcadas que esperan a que la situación se aclare. Casi un 80% del terreno fue mensurado por las propias familias que allí vivirán.

Esta chacra fue productiva hace muchos años y desde Fiscalía afirmaron que pertenece a Guillermo Scaglia, sin embargo los que ocupan el lugar dicen que este hombre “es un tránsfuga” y aseguran que el poder que presentó no tiene legalidad alguna. Varios fueron los proyectos alternativos a la fruticultura que se intentaron en este sector pero sin resultados favorables. Scaglia no vive en la ciudad hace varios años, pero dejó a cargo del lugar a María Alejandra Espinoza y a su pareja. Hace poco más de dos años las tierras comenzaron a ser ocupadas por familias locales.

“Acá solo queremos a argentinos, hemos tenido problemas con algunos paraguayos. No somos discriminadores, pero queremos que este lugar sea para gente cipoleña que necesita su tierra”, dijo “doña María”, como le dicen allí.

Herrera aseguró que la intención no es llevar adelante un desalojo, sino que se “busca una solución compositiva”. Adelantó que la intención es generar una “mesa de diálogo para ofrecer la posibilidad de que se resuelva mediante un acuerdo”. Además, el fiscal enfatizó la diferencia con una toma en la localidad de Fernández Oro, adonde es inminente el desalojo, ya que esas tierras son de un desarrollador inmobiliario que ya loteó y vendió a muchas familias el sector que actualmente está ocupado.

El predio consta de 17 hectáreas y colinda con otra toma denominada Bella Vista, adonde ya hubo un acuerdo y sus ocupantes deberán abonar una abultada que próximamente enfrentará una fecha límite. Actualmente residen allí unas 30 familias, pero según listaron, hay 300 familias que estarían en condiciones de comprar una parcela y abonarla tras un acuerdo que facilitaría la Fiscalía y el municipio.