Sin pistas de un condenado a perpetua que se fugó

13 ene 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

A cuatro meses que José Luis “Quico” Pérez, uno de los condenados a prisión perpetua por el crimen de Matías Sepúlveda, se fugara del penal de Pomona no hay una sola pistas sobre su paradero. Desde que huyó se realizó una serie de allanamientos y operativos, en esta ciudad y alrededores, pero no surgió ninguna indicio para encontrarlo.

“La pista más firme que tenemos es que está escondido en alguna toma de la ciudad, pero aún no hemos podido atraparlo”, indicó una fuente de la investigación. Las sospechas surgen a raíz de que Pérez tiene familia y amigos que podrían ayudarlo a ocultarse en Cipolletti, y porque la última vez que huyó de un penal fue encontrado en una plaza de esta ciudad.

Los investigadores sospechan que Pérez planificó ser trasladado a Pomona para desde allí poder fugarse.

Pérez está prófugo desde el 5 de septiembre de 2015. Su fuga fue simple y sencilla. Lo único que hizo fue elegir qué día irse y huyó. La simplicidad de su plan respondió a que estaba alojado en una cárcel de mínima seguridad, con un régimen abierto. El juez de Ejecución Penal, Lucas Lizzi, ya lo había anticipado cuando envió un escrito al penal de Pomona pidiendo que sea reubicado en una cárcel de máxima seguridad. En ese momento, Lizzi señaló que: “Se sabía del riesgo que implicaba que Pérez estuviera detenido en un penal de régimen abierto”.

Pérez fue condenado junto a otros cuatro jóvenes, por el crimen de Sepúlveda que ocurrió en el 2010.
Cipolletti