Un adiós en medio de la reforma procesal

17 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Si en la provincia no se comete en los próximos tiempos algún crimen de compleja investigación (Lucas Muñoz, Daniel Solano, Otoño Uriarte, Micaela Bravo, Atahualpa Martínez), la reforma procesal en el fuero penal recorrerá la segunda mitad del año sin sobresaltos. Para cuando empiecen a vencer las etapas preliminares y tenga que definirse la continuidad de las prisiones preventivas, la mujer que condujo hasta ahora este proceso de transformación, la procuradora Silvia Baquero Lazcano, ya no estará. Se jubilará pero antes se tomará las vacaciones que no pudo disfrutar estos años, no sea que le pase como a Luis Lutz, que tuvo que devolver dinero porque la licencia la cobró en efectivo y no en días de descanso (el STJ dijo esta semana que no le corresponden ni los 25 días que le había concedido una cámara laboral).

En el mes y medio que lleva vigente el nuevo Código, en los tribunales penales los cambios van transformando la investigación de los delitos. La instancia oral, sin papeleo, es clave para que la Justicia se acerque a lo que la sociedad espera de ella: que se encuentre a los culpables y se los juzgue en un período lógico, con procesos de revisión que eviten la impunidad y la injusticia.

Los juzgados penales (no sólo de Río Negro) están repletos de causas sin imputados que se mantienen abiertas hasta que el delito prescribe.

La etapa preliminar de una investigación penal tiene ahora plazos máximos. Los casos que comenzaron a investigarse en agosto llegarán al primero de los umbrales, de cuatro meses, en diciembre. Para entonces, el sistema debería mostrar resultados.

El de Cinthia Belmar, la mujer de Bariloche que fue secuestrada y logró escapar de su captor 25 horas después, puede transformarse en un caso testigo. Una fiscal acusó a Juan Antonio Bonnefoi de privación ilegítima de la libertad y un juez le dio un mes para investigar. La opinión pública (la gente, las audiencias, la sociedad) llegó a conocer los detalles porque todo se decidió en una audiencia pública, sin resoluciones firmadas en oficinas y difundidas en listas de despacho a las que sólo tienen acceso los abogados.

El desafío más grande y el mayor peso es ahora para los fiscales, eternos enemigos íntimos de los jueces. En ellos está la responsabilidad de investigar.

Y además, en la transición, cuando aún hay causas instruidas con el procedimiento anterior que deben ser juzgadas de la misma manera, los fiscales deben desdoblarse entre la investigación de la etapa preliminar de los casos y los juicios orales.

Por eso, la salida de Baquero Lazcano, quien podría haberse retirado el año pasado, deja al Ministerio Público Fiscal sin cabeza justo cuando deben comenzar a verse los resultados.

De paso, la novedad volvió a abrir la carrera por el reemplazo. No son tantos los años que lleva Alberto Weretilneck en el gobierno y ya es la segunda vez que tiene en sus manos la designación del jefe de los fiscales. Más asombroso es que tiene todo un récord: bajo su mandato se designaron a los cinco miembros del Superior Tribunal de Justicia, ampliación mediante.

La camarista de Cipolletti Alejandra Berenguer, cuyo marido fue ascendido a jefe de la Policía rionegrina, es siempre candidata. En caso de prosperar su nominación, le tocaría discutir en pareja la creación de la denominada “policía judicial”, uno de los aspectos de la reforma procesal en el que no se avanzó.

Pero en ámbitos políticos y judiciales el candidato es el fiscal, también de Cipolletti, Gustavo Herrera.

En pleno proceso de transformación del gabinete, hasta el nombre del ministro de Seguridad Gastón Pérez Estevan aparece en la lista.

Weretilneck preside el Consejo de la Magistratura que en dos semanas aceptará la renuncia de Baquero Lazcano y más tarde se encargará de la designación. Allí su partido tiene mayoría entre los legisladores. El gobernador confía en que su poder de negociación está intacto para acordar con los abogados que completan el organismo. ¿Se impondrá en la elección o el resultado le será esquivo, como en las PASO?

La procuradora Baquero Lazcano se jubila justo cuando hay que evaluar los resultados de la transformación en el procedimiento penal de la Justicia.
Es la segunda vez que Weretilneck tiene la designación del jefe de los fiscales en sus manos. En los seis años que lleva en el gobierno se nombró a los cinco integrantes del STJ.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección