“2091”: vivir o morir depende de un video juego

Hoy a las 22, se estrena por Fox la primera serie de ciencia ficción filmado íntegramente en América Latina. “Río Negro” habló en exclusiva con Ludovico Di Santo, uno de sus protagonistas.

18 oct 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

Es el año 2091. Todos los recursos del planeta se han agotado, el abuso de la tecnología llevó al hombre al borde de la deshumanización y por ello los juegos virtuales fueron prohibidos, a pesar de que se realizan en la clandestinidad. Siete jugadores son reclutados por la Corporación Neodimio para participar de una partida extrema en la luna terraformada de Calisto. A bordo de Colonus, una nave que es consola de juego a la vez, compiten entre sí por la gloria y también por un lugar de privilegio en el bienestar de Ciudad Destino. Este lugar es el último y exclusivo refugio de abundancia y orden, en contraposición con Nueva Manaos, la única ciudad habitable sobre la Tierra pero donde el caos, el hacinamiento la suciedad abunda por doquier. Todo cambiará cuando el jugador más veterano descubra la verdad siniestra que esconde esta partida.

“2091” está protagonizada por los colombianos Manolo Cardona, José Restrepo y Angie Cepeda, los mexicanos Christopher Von Uckermann y Cristina Rodlo, junto al chileno Benjamín Vicuña, los argentinos Ludovico Di Santo y Luz Cipriota, el venezolano Jean Paul Leroux y un elenco de más de 130 talentos internacionales. Creada y escrita por el argentino Andrés Gelós -el mismo de “Cumbia Ninja” (2013-2015) y “Kdabra” (2009-2012)- y dirigida por el colombiano Felipe Martínez y el mexicano Álvaro Curiel, la serie cuenta con 13 capítulos que se podrán disfrutar desde hoy y todos los martes a las 22 por FOX. “Río Negro se entrevistó en exclusiva con Ludivico Di Santo.

P- ¿Cómo fue el proceso del casting en el que participaste?

R- Me enteré de este proyecto cuando me llamó mi representante. Me contó que era de ciencia ficción y fui con mucha confianza a hacer el casting, ya que había estudiado mucho para hacer un par de escenas -todos hicimos las mismas dos-. Había una con Mefisto, que había estudiado mucho, y otra con Inpar (Christopher Von Uckermann), que fue la que terminaron tomándome. Estaba muy confiado, sabía, ese día había terminado de grabar a la tarde temprano (NdR: se refiere a La Leona) y fui a hacer la prueba. Uno cuando hace estas pruebas no sabe a ciencia cierta qué pasa después, porque nunca se sabe qué están viendo o buscando, pero como estaba entusiasmado con el proyecto me divertí bastante.

P- ¿Qué tan cercano sos a los videojuegos?

R- Voy a ser totalmente sincero: no me gustan mucho. Un poco que me aburro, no soy un gran jugador de PlayStation, en algún momento jugué a uno de fútbol, pero después tengo más afinidad por los juegos en donde se puede utilizar el cuerpo. Los de mesa tampoco van conmigo. Antes de empezar la serie, y mientras la hacíamos también, me puse a jugar un poco, esos juego de tiradores, o de guerra y de batallas. Pero a Mefisto, mi personaje, lo encaré por otro perfil. Aunque él es un jugador empedernido, vive para eso y es su lugar en el mundo. Es un fanático, un estudioso de ellos, los conoce a todos.

P- ¿Cuáles son las motivaciones que tiene Mefisto, tu personaje, para participar de este juego?

R- No puedo decir mucho, porque no quiero spoilear la situación. Sí puedo decir que está altamente motivado para ganar. Creo que junto con Lila Jalif (Angie Cepeda) son los que están dispuestos a hacer la mayor cantidad de sacrificios para obtener el triunfo, más allá de todo también quiere demostrar que es el mejor. No es un jugador al que se lo tenga mucho en cuenta en el circuito. Si bien es uno de los que está mejor posicionados, nadie lo toma demasiado en serio. Así que él toma esto como una revancha para demostrar que es el mejor.

P- Tu caracterización es bastante singular y muy fuerte, ¿cómo la llevaste en tu vida diaria?

R- Fue divertido, porque además tenés la oportunidad de hacer algo que nunca hacés. Llevar una cresta colorada no es habitual y después el resto de la caracterización te la sacás porque es puro maquillaje. Al principio fue un poco chocante, me miraban raro porque era un poco intimidante. Pero después me acostumbré yo, o la gente o no sé.

P- ¿Cómo fue trabajar con pantalla verde?

R- No me complicó el trabajar así, pero tampoco fue normal porque nunca había laburado con escenarios en donde después se agregaran tantas cosas en postproducción. Era algo nuevo, divertido, pero para nada complicado por suerte.

P- ¿Notaste alguna diferencia con nuestro país a la hora de las grabaciones?

R- El ritmo es otro porque se graban menos escenas por día, porque es un unitario. Se repiten más cosas al grabar. No sé si el equipo de trabajo era más grande que al que estoy acostumbrado en una novela de acá, tal vez en producción sí pero no en técnica.

P- ¿Qué significo para vos participar de 2091?

R- Fue una gran experiencia, la pasé muy bien. Me resultó un gran desafío, ya que tenía un personaje muy complejo, con muchas capas y de muchos momentos en los que tenía que estar pensando qué hacía para no adelantarlo. Me parece muy importante el camino que estamos haciendo y que le vaya bien para que sea el primer programa de muchos. Y darnos cuenta de que nosotros también podemos hacer esta clase de cosas, que somos capaces.

“Aunque Mefisto es un jugador empedernido, vive para eso y es su lugar en el mundo. Es un fanático, los conoce a todos”,
cuenta Ludovico Di Santo sobre Mefisto, su personaje.
Últimas noticias de ésta sección