Al maestro con cariño: la música de Chuck Berry para empezar la semana

20 mar 2017 - 11:00
Comparte esta noticia

El anochecer del último sábado nos devolvió un mazazo: murió Chuck Berry. El genial hacedor del rock’ roll moderno había fallecido a los 90 años.

Fríamente, se nos decían desde Facebook que “El Departamento de Policía del Condado de St. Charles (Missouri) confirma con tristeza la muerte de Charles Edward Anderson Berry padre, mejor conocido como el legendario músico Chuck Berry”.

La policía acudió a un llamado de emergencia médica a la casa del músico en St Charles, localidad del oriente del estado de Missouri, cerca de la ciudd de Saint Louis. Los paramédicos encontraron a Berry inconsciente y no pudieron reanimarlo, señaló la policía.

Berry, apodado “Crazy Legs” (Piernas Locas) -por su juego de piernas sin igual- había nacido el 18 de octubre de 1926 en Saint Louis, y dejó una obra inmensa, que influenció a varias generaciones de músicos.

En 1955 grabó su primera canción, “Maybellene”, que conoció un éxito fulgurante y marcó el comienzo de una década brillante del músico.

Luego grabó “Thirty Days”, “No money down” y “Roll over Beethoven” (1956), antes de una serie de éxitos: “School Days” y “Rock and Roll Music” en 1957, “Sweet Little Sixteen”, “Carol” y “Johnny B. Goode” en 1958, “Little Queenie”, “Memphis Tennessee” y “Back in the USA” en 1959.

Berry fue uno de los primeros negros en llegar a un público blanco amplio, con sus letras generalmente inofensivas en un país donde persistía el racismo.

Pero eso cambió a medida que fue creciendo su fama. En 1959, en Misisipi, una multitud lo obligó a abandonar el escenario acusándolo de haber besado a una fan blanca. Fue arrestado por perturbar la paz y tuvo que pagar una multa.

A fines de la década de 1950 sus canciones recorrieron el mundo y logró, con temas simples y universales que exaltaban las inquietudes de los adolescentes -la fiesta, la seducción, los autos, la escuela- convertirse en un héroe de una juventud blanca fascinada por el rock.

“Johnny B. Goode” sigue siendo hoy una de las canciones más reconocibles de la música popular e incluso fue seleccionada para ser una de las canciones representativas del rock enviadas en 1977 en la sonda espacial Voyager a posibles extraterrestres.

Los diez clásicos de clásicos de Chuck Berry

Su carrera se vio frenada en 1961, al ser condenado a dos años de cárcel, luego de que un jurado blanco lo declarara culpable de haber tenido “propósitos inmorales” con una camarera de 14 años, acusación que él negó.

A su salida, sus temas clásicos fueron retomados por emblemáticos grupos europeos blancos como los Rolling Stones o Los Beatles.

Recién en los años 70 volvió al éxito, con “My Ding a Ling” (1972), que le permitió realizar giras internacionales que le reportaron mucho dinero.

Mientras continuaba teniendo problemas con la justicia, poco a poco se fue retirando hasta desaparecer casi por completo de la escena.

El pasado 18 de octubre, al cumplir 90 años, hizo el sorpresivo anuncio del lanzamiento de su primer álbum en 38 años. Titulado solo “Chuck”, fue grabado en un estudio cerca de Saint Louis y debía salir en el transcurso de este año.

Berry, considerado uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, dedicó el disco a su esposa, Themetta Berry, con quien vivió durante 68 años.

“¡Cariño, me estoy haciendo viejo! He trabajado durante mucho tiempo en este disco. Ahora puedo colgar mis zapatos”, dijo el cantante al hacer el anuncio.

Berry grabó su último álbum con la que fue su banda durante dos décadas de presentaciones en el Blueberry Club en Saint Louis y en la que toca la guitarra su hijo Charles.

Chuck Berry fue parte del primer grupo de cantantes en entrar en el Salón de la Fama del Rock and Roll de Cleveland (Ohio) en su apertura en 1986.

En la escena de “Volver al futuro” en la que Marty McFly interpreta “Johnny B. Goode”, un primo de Chuck Berry, Marvin, le hace escuchar “ese sonido nuevo que estás buscando”.

TAGS.

Últimas noticias de ésta sección