Clásico y barroco, por la Sinfónica

La Orquesta Sinfónica del Neuquén se presentará el viernes bajo la dirección de Gustavo Guersman.

26 oct 2011 - 00:00
Comparte esta noticia

NEUQUÉN (AN).- La Orquesta Sinfónica del Neuquén, dependiente de la Fundación del Banco Provincia, continúa con la tendencia de invitar directores de otras formaciones y latitudes, que le permita intercambiar musicalidad, formas y estilos. En esta oportunidad, el próximo viernes a las 21:30 en el Teatro Español, la formación orquestal neuquina será dirigida por el maestro Gustavo Guersman, director de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Guersman tiene una larga historia con la música y en las orquestas: violinista, docente y director de orquesta, estudió en la Escuela de Artes Musicales de la UNT y fue becario de la Camerata Bariloche. También fue cofundador del Camping Musical San Javier, la Orquesta de Cámara del Tucumán, Il Temperamento Ensamble y el Festival 7 Colores, 7 Notas Musicales. A su vez, participó en conciertos junto a figuras de renombre a nivel nacional e internacional entre las que se destacan Mónica Cosachov, Tomas Tichauer, Eduardo Delgado, Giussepe Andaloro, entre otras. Además, dirigió como invitado las orquestas Sinfónica de Corrientes, la Orquesta de Cámara de Córdoba, Sinfónica de Mar de Plata y Estable de la provincia de Tucumán. La experiencia y trayectoria musical de Guersman, sumado a la excelencia de la Sinfónica del Neuquén, permitirán el viernes la ejecución de un programa heterogéneo formado por obras de los períodos Barroco y Clásico. El concierto comenzará con “Divertimento en Re Mayor K. 136” de W.A. Mozart, una obra alegre teniendo en cuenta que el divertimento es una forma musical que fue muy popular durante el siglo XVIII, compuesta para un reducido número de instrumentos. Los divertimentos solían mostrar un estilo desenfadado y alegre (en italiano, divertimento significa “diversión”). Mozart escribió muchos divertimentos para formaciones muy diversas. El encuentro continuará con “Danza de los espíritus bienaventurados de Orfeo y Euridice”, de C. W. Gluck y (con la actuación del solista Marcelo Álvarez), una pieza que permitirá al público acercarse al intimismo de la flauta traversa. Lo que sigue es la interpretación del “Concierto para flauta y orquesta” de Vivaldi, “una muestra clara del estilo italiano del último Barroco”, según explicó el maestro Andrés Tolcachir. Para cerrar la noche, en la segunda parte del concierto, los espectadores se podrán deleitar con la “Sinfonía Nº 4” de L. Van Beethoven, que fue escrita en 1806 y tiene una estructura clásica en cuatro movimientos. “Esta pieza fue un retorno al estilo de las primeras dos sinfonías, luego del gran quiebre formal y expresivo que había producido con la sinfonía Nº 3 ‘Heroica’”, en palabras de Tolcachir. Las entradas para el concierto se pueden comprar en Todomúsica. Este encuentro será la antesala del cierre de temporada por parte de la Sinfónica, ya que el próximo 4 de noviembre está previsto el último concierto del año junto al Coro Sinfónico del Comahue, donde interpretarán una obra compleja como es el “Réquiem” de Mozart.