El centro de escritores celebra

Mañana festeja sus 25 años en Cipolletti. Se presenta además el libro “Rayes”, de Marrazo.

08 may 2010 - 00:00
Comparte esta noticia

CIPOLLETTI (AC).- 25 años no es una cifra para despreciar. Menos si se trata de una institución y para mayores datos, de escritores. Ésta es la cantidad de años que el 3 de mayo cumplió el Centro de Escritores de esta ciudad y pretende festejarlos. No es para menos. El domingo, desde las 17, fueron todos invitados para entre mate y mate, recordar historias, anécdotas, sueños y logros. El encuentro será en el parque de la Casa del Escritor, ubicada en Fernández Oro y Miguel Muñoz. La ocasión también fue elegida por el presidente del centro, Pascual Marrazo, para presentar su último libro “Rayes”. Y a propósito dice el escritor Jorge Castañeda en el prólogo: “la pluma de Pascual fluye en historias de amor y de desamor, de encuentros y de desencuentros, porque así es la vida. Y su narrativa se nutre de las cosas que nos pasan a todos en forma cotidiana, casi sin darnos cuenta, pero que no escapan a la atención de su ojo avezado para volcarlas en el papel escrito que primero será borrador y después se hará libro”. El Centro de Escritores nació en 1985 cuando en la biblioteca popular Bernardino Rivadavia se reunieron 16 escritores locales con la firme voluntad de crear una institución que les permitiera desarrollar su vocación. “Fue propuesto para presidirla Adolfo Turrín y como secretaria Noel Mesidor. Una vez delineados los objetivos básicos, se decidió dar a conocer esta alentadora realidad e invitar a otros escritores de la ciudad a una próxima reunión , para el 10 de mayo”, relató Marrazo sobre el puntapié inicial del centro que en su tercer aniversario recibió el nombre de “Ingeniero César Cipolletti” en homenaje “a quien puso una hebra de agua en cada surco del Alto Valle”. Durante esa época la actividad fue febril. Los escritores locales fueron visitados por otros de destacados a nivel nacional como Zulema Gobernatore, Julio Isidoro Ripa, Carlos Pensa, María Granata, Haydé Marcillo, Ana María Rizzo, Adela Moreno y Cora Cané, además de la directora del Fondo Nacional de las Artes, María Esther de Miguel. Muchas fueron las actividades que se desarrollaron a lo largo de los 25 años. Se dictaron talleres para niños y jóvenes, se editaron libros y revistas, se consolidó un espacio para la creación. Pero también, los escritores se comprometieron con la realidad editando, por ejemplo, un libro que reflejó el malestar en las comunidades de Neuquén y Cipolletti por la intención estatal, en 1990, de cobrar peaje sobre el puente viejo para construir el nuevo. Ahora, el domingo “en una casa llena de historia” que fue en su momento la oficina de vías y Obras del Ferrocarril Sud, es dónde se celebrarán las bodas de plata de una institución “avalada por cuantiosos hechos”.