El disparador: Idea lateral

16 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia
Con Manolo nos gusta hablar de fútbol. Por lo general, al promediar la tercera cerveza baja un poco la guardia y acepta que es contradictorio. Tipo de apariencia dura, en el fondo es un estilista con una sensibilidad que casi no admite: dice que extraña a Giunta, pero nada le gusta más que ver a Messi.
En la semana, con mi equipo de amigos toda la vida, empatamos 4-4 contra un rival inferior. Le conté a Manolo que habíamos tenido todo para ganar, que habíamos estado siempre en ventaja y que erramos muchos goles; pero que los dos mejores del equipo sobraron el partido. “Soy especialista en reencauzar estrellas sobradoras. Tiracaños, también. Vo’ mandameló’”, dijo Manolito DT.
Los comentarios futboleros de Manolo, quizá porque le tomé cariño, me hacen reír. “Ese Ángel nunca tuvo un salto decente. Más bien, el colombiano saltaba para abajo”, dijo cuando uno de los muchachos del bar criticó a Martín Palermo y elogió al ex delantero de River.
–Manolo, ¿sabés lo que es el pensamiento lateral? –lo chicaneó otro de los muchachos.
–¿Eh? Una vez hice bien un lateral en un partido; pero eso de pensar, nunca nada, eh.
Entre risas, se me ocurrió preguntarle cómo era la relación de sus hijos y el fútbol. Se puso serio: “Mirá, de los pibes por suerte ninguno salió enganche: es un puesto riesgoso porque siempre hay una bestia como yo que barre desde atrás sin contemplaciones. El más grande pinta para cinco elegante, una traición... El del medio, para centrodelantero, con olfato. El más chico me dio una alegría tremenda cuando lo vi barrer por primera vez, pero eso fue cuando arrancó; ya no se tira más. ¿Y sabés qué? Me pidió la camiseta de... ¡Bentancur! Le voy a regalar la de Puyol”.
Le dije que no se lamentara, que al final los pibes estaban entusiasmados y que en el club del barrio tenían un lugar de pertenencia y para crecer. Me miró en silencio unos segundos con cara de “¿pero de qué me estás hablando?”, y luego dijo: “Quiero que los pibes entiendan que nadie te regala nada. A veces hay que olvidarse del jogo bonito y pelear por lo tuyo con el cuchillo entre los dientes”.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección