Historia escalofriante entre mujeres

La obra “Cocinando con Elisa”, del grupo Sur Menage, se verá en mayo y junio.

11 may 2010 - 00:00
Comparte esta noticia

NEUQUÉN (AN).- “Cocinando con Elisa” tiene una historia singular en la que el juego de poder y la perversión asoman en un ámbito sencillo como es la cocina de la casa de una familia acomodada. Elisa y Nicole son dos mujeres muy opuestas que ponen en escena una trama oscura y escalofriante que generará mucha inquietud y suspenso. La relación de sometimiento que protagonizan, posibilitará desnudar todo un mundo de opresión, de violencia física y psicológica, a la hora de querer dominar, aunque sea dentro de un espacio doméstico. Así, las actrices Inés Hidalgo y Carolina Hernández, y Gustavo Lioy desde la puesta y dirección, construyen un mundo sombrío que da cuenta del interior bastante intrincado de una mujer mayor, muy perversa, especializada en la cocina francesa, y una joven ayudante, bastante sumisa, que llega a una casa de campo de la provincia de Buenos Aires escondiendo algunas cuestiones personales. La obra, escrita por Lucía Laragione, estrenada en Buenos Aires en 1995, es el último trabajo del grupo Sur Menage, que se estrenó el viernes en el teatro El Arrimadero (Misiones 234). Se verá en ésta sala todos los viernes de mayo y junio. “Es una obra muy macabra, perversa, que tiene algunos momentos de humor negro, con la profunda humanidad de un conflicto que guarda en su metáfora la memoria no solo de una época de terror para nuestro país (el proceso militar), sino también del eterno dilema de la relación entre amos y esclavos”, dice Gustavo Lioy, director de esta pieza que es el resultado de un intenso trabajo del grupo, y también de otros profesionales (Julieta Tabbush y Silvina Vega en realización de animales, Claudio Clozza en escenografía y vestuario, Federico Olivero en escenografía, Agostina Chiappetta en puesta en escena y fotografía) que pusieron lo suyo en la obtención de una importante puesta en escena. La escenografía reconstruye una cocina de época, con animales colgando del techo, elementos para cocinar, y exquisitos platos franceses humeando y tentando a los sentidos de los espectadores, realmente, sobre tablas. “Mientras cocinan, el público espía cómo nace y crece ese particular vínculo, marcado desde el inicio por juegos de poder y sumisión en medio de las cacerolas”, cuenta Lioy. Esta puesta innovadora permitirá que el público pueda degustar los platos que preparan las actrices en escena, que está incluido en el precio de la entrada. La acción se desarrolla a lo largo de siete u ocho meses en la cocina de la estancia que es una especie de sótano, donde estas dos mujeres viven. Entre ellas hay una relación que las muestra en todos sus detalles en medio de una historia en la que las pasiones llegan a unos extremos verdaderamente macabros. “Diez años después de su estreno la pieza de Laragione, se sostiene como uno de los mejores textos surgidos en ese lapso: una pieza original, muy bien escrita, abierta a distintas interpretaciones que van de la relectura actualizada de clásicos cuentos de hadas y brujas a la metáfora política referida al asesinato de personas y la apropiación de niños durante el Proceso”, escriben los integrantes del grupo Sur Menage en el blog de la obra teatral.