Horacio Guarany y el cine en cuatro películas

En la década del 70 participó del documental “Argentinísima” y de los largometrajes “Si se calla el cantor” y “La vuelta de Martín Fierro”. En 2012, volvió a la pantalla grande con

“El grito en la sangre”, basada en su novela “El Sapucay”, y de la cual fue coguionista.

14 ene 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El cantante santafesino Horacio Guarany, referente del folclore nacional que murió hoy a los 91 años, trasladó al cine su música, algunas de sus canciones, sus ideas políticas y varias de sus historias, en los largometrajes de ficción “Si se calla el cantor”, “La vuelta de Martín Fierro” y “El grito en la sangre”, pero también en el documental “Argentinísima”, donde aparecía junto a otras luminarias de la música popular.

De ojos profundos, rostro sobrio, pelo largo, barba y cejas tupidas, Guarany dejó grabada su impronta en el cine nacional desde 1973, cuando debutó como actor en “Si se calla el cantor”, una película basada en la letra de su famosa canción homónima, donde define al cantor como un hombre que, además de embellecer la vida, debe denunciar la injusticia y la opresión, y estar siempre junto a los más débiles.

Dos años antes, en 1972, Guarany había formado parte del documental “Argentinísima”, un proyecto de Fernando Ayala y Enrique Olivera, que convocó a íconos de la música folclórica argentina como Atahualpa Yupanqui, Ariel Ramírez, Ramona Galarza, Jovita Díaz, Jorge Cafrune, Mercedes Sosa y Los Chalchaleros, a quienes filmaron cantando y tocando en distintos espacios y geografías de la Argentina.

Sin volver a actuar en películas durante los siguientes 40 años, Eraclio Catalín Rodríguez Cereijo (tal su verdadero nombre) volvió a ponerse frente a una cámara cinematográfica en 2012, cuando encarnó al personaje de Don Chusco en “El grito en la sangre”, una película basada en su novela “Sapucay”, cuyo guión coescribió junto al director del filme, Fernando Musa.

La trama de “El grito en la sangre” transcurre en la década de los 50’ en un pueblo del interior del país, en donde la creencia popular sostiene que cuando un hombre es asesinado a traición, debe ser vengado por su hijo para que su alma pueda descansar en paz.

En 1973 debutó como actor en “Si se calla el cantor”, donde lo define como un hombre que, además de embellecer la vida, debe denunciar la injusticia.
“Argentinísima” fue un proyecto que convocó a íconos de la música folclórica argentina, a quienes filmaron cantando y tocando en distintos escenarios.
Buenos Aires

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección