“La fin del mundo”, embajadora

La obra “Estalla silencio” obtuvo el segundo lugar en el certamen.

Representará a Neuquén en la Fiesta Nacional del Teatro 2011.

07 dic 2010 - 00:00
Comparte esta noticia

NEUQUÉN (AN).- La obra “La fin del mundo. Lado A y B” representará a la provincia en la Fiesta Nacional del Teatro 2011. La pieza fue elegida por el jurado del Selectivo Provincial que se realizó el fin de semana, y del cual también resultaron ganadoras en el segundo y tercer lugar “Estalla silencio” del elenco Ramo del aire y “Lengua madre sobre fondo blanco” del grupo Medibacha. Quince obras de elencos locales compitieron por alcanzar el título de “embajadores” del teatro provincial. Para los jueces la decisión fue muy difícil ya que las quince obras estaban en los mismos niveles de calidad. Pero había que elegir una y votaron por “La fin del mundo. Lado A y B”, obra que refleja la crudeza del mundo moderno. La pieza competirá en la Fiesta Nacional del Teatro que se desarrollará en junio en San Juan. La obra que resulte seleccionada tendrá además la posibilidad de salir de gira por el resto de las provincias argentinas. “Estamos muy felices porque acá se premió la calidad y el esfuerzo que le pusimos para hacer un trabajo de calidad y que al público le gustó muchísimo. Estamos muy orgullosos porque además nos entregaron una mención especial a la producción”, comentó Chana Fernández que junto a Sebastián Fanello interpretan a los dos personajes de la obra. “La fin del mundo. Lado A y B”, conjuga dos historias similares, donde el contexto y las historias de los personajes son diferentes. De construcción colectiva, en el lado A de la obra, Tati y Mele los dos personajes viven y sobreviven en el fondo de un aljibe, del que no pueden salir y que los mantiene en una permanente espera. En el lado B, el pozo ya no es físico sino emocional. En este caso, Tati y Mele están encerrados en una relación de diez años y en un entorno estructura y falso. Con textos a veces desopilantes, otras humanamente crueles y en ocasiones absurdos, “La fin del mundo” muestra dos realidades diferentes que se unen en un mismo punto oscuro y demasiado real. El cinismo, la hipocresía que se esconde detrás de la tierna utopía de la humanidad. Esta creación colectiva se estrenó en formato desdoblado, es decir un día se presentó el lado A y al día siguiente el lado B. Pero luego, actores y director descubrieron que presentando las dos versiones con intervalo de uno minutos el sentido de la historia se potenciaba. “Al contraponer las dos realidades, una detrás de la otra el impacto es mayor”, opinó la actriz. “Además de presentarla en el Nacional y de estar a disposición de todas las convocatorias que nos hagan el año que viene, a través del Instituto Nacional de Teatro, vamos a realizar una nueva temporada en marzo o abril”, agregó Fernández que además, es presidente de la comisión directiva de la Conrado Centro Cultural.