La Hormiga Circular va por nuevos caminos y otros horizontes

27 may 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La 32º Fiesta Nacional del Teatro (FNT) que llena salas mendocinas del 19 hasta el 28 de mayo, y el Instituto Nacional del Teatro (INT) entrególos Premios a la Trayectoria, que por Patagonia, recibieron el director Hugo Aristimuño (ver aparte) y el Grupo La Hormiga Circular.

Esta última fue fundado el 12 de agosto de 1987, como cooperativa, en Villa Regina, donde tiene la sala teatral, un salón para espectáculos y la confitería, además de actores, productores y técnicos. “Río Negro” entrevistó a tres de sus miembros, Garza Bima, Claudio Granados y Carlos Massolo.

P- El nomadismo los caracteriza también, claro ya en el nombre... La hormiga trabaja constantemente para su supervivencia y en forma colectiva. Ustedes hacen lo mismo en función del teatro que crean y del Circuito anual que recorre la región.

Garza- Tenemos veinticinco años organizándolo y es mucho lo que ha logrado, pero siempre hay que empezar de nuevo en muchas cuestiones, más en las épocas que corren. Primero fue un encuentro de intercambio de trabajos y luego, además, nos fuimos alimentando del teatro de los compañeros invitados. Nosotros y nuestro público que tiene la posibilidad de ver qué hacemos y lo que presentan los pares.

Este año está habiendo otras hormigas más, se agrandó la casa y los que habitan el hormiguero. Nos estamos asociando a muchas otras actividades como danza, música, cine, las artes plásticas.

Claudio Granados- Recibimos la noticia del representante del Instituto. Llamó por teléfono a Carlos (Massolo), presidente de la Cooperativa y uno de los tres integrantes originales que junto a Tatalo Muzzin y Rubén Petricio permanecen en el grupo. Y claramente nos llenó de orgullo. Sí, nos puso muy contentos. Nos vamos a dar un abrazo, pensando que estamos haciendo las cosas más o menos bien. Treinta años no se cumplen todos los días y menos de esta forma, planteando democráticamente nuestras opiniones, nuestro disenso, participando en cada tarea que el andar nos propone, como la construcción del teatro propio.

P- Lo cooperativo es la llave, un mecanismo válido para sustentarlos que funciona como un reloj.

R- El grupo Kossa Nostra de Misiones que tuvo el Premio Nacional, se constituyó en cooperativa hace tres años, siguiendo como ejemplo a La Hormiga. Es nuestra forma organizativa con el agregado de mucho compromiso individual. Es nuestra herramienta y lo que nos está trascendiendo y lo seguirá haciendo, seguro. La cooperativa fue el impulso de algunos locos que quedan hoy como fundadores, pero hay otros que siguen empujando porque confían plenamente en la idea. Es la manera de construir sociedad, futuro.

Massolo (uno de los “locos” sembradores de valores)- Cuando me dijeron que íbamos a recibir el premio, sentí una profunda satisfacción por el reconocimiento de lo colectivo. Me satisface enormemente que el Instituto lo reconozca. La cultura es una lucecita y si se puede encender en forma colectiva, es doblemente luminosa.

“La cooperativa es la manera de construir sociedad, futuro, y es la forma organizativa con mucho compromiso individual”,
apunta Claudio Granados sobre La Hormiga.
“Mientras mi salud y mi lucidez me lo permitan seguiré creando desde el teatro investigando y enseñando”,
revela el dramaturgo rionegrino.