Morbo y Mambo: la síntesis del groove

La banda instrumental vuelve a la región para presentar “Muta”, su nuevo disco, en dos shows junto a La Estafa Dub y Rinconada. El viernes tocarán en Neuquén y el sábado, en Roca. Mateo Aguilar, su baterista, habló con “Río Negro” sobre los sonidos del grupo.

12 nov 2017 - 21:53
Comparte esta noticia

Justo en la entrada al portal digital de Morbo y Mambo un cartel avisa: “No afrobeat, no stoner, no dub, no funk. Todo junto”. La banda formada en Mar del Plata, pero con años viviendo en San Telmo, se pasea por todo eso que dice no ser, lo mezcla, lo reformula y lo que resulta es un sonido instrumental intenso, bailable, hipnótico con un groove acentuado por sintetizadores y una base que remite a cierta escena postpunk.

Morbo y Mambo, que en el verano de 2016, tocó a la orilla del río Negro en el marco del festival “Rock al Río”, vuelve a la región para presentar "Muta", su tercer y más reciente disco, junto a “una cadena de grandes éxitos”, como le dijo a “Río Negro” su baterista, Mateo Aguilar, durante una charla telefónica antes de emprender viaje para tocar junto a La Estafa Dub y Rinconada, este viernes a las 22, en Club Social, de Neuquén, y el sábado en CC Distrito, de Roca.

P- ¿De qué está hecho Morbo y Mambo?

R- Somos una máquina voraz de influencias. Todo lo que escuchamos se termina colando en la música que hacemos. Nos gusta mucho el dub y el funk, pero también la electrónica y el stoner. Todo eso aparece en la música de la banda, incluso dentro del mismo disco y hasta dentro de un mismo tema. No somos una banda de un sólo estilo.

P- No son una banda de género.

R- Exactamente. No es que reneguemos de ellos, los estilos. Pero no nos sale serlo.

P- ¿También fueron abiertos a los géneros al alimentar musicalmente a la banda en sus comienzos?

R- Sí, fijate que los discos que más escuchábamos cuando formamos la banda, para que te des una idea de lo disímiles que eran las cosas: The Flaming Lips, Miles Davis y Damon Albarn con un disco (“The Good, the Bad and the Queen”, 2007) que hizo con Paul Simonon (The Clash), Simon Tong (The Verve) y el baterista nigeriano Tony Allen (N. de la R. : pionero del afrobeat). Si los analizás, esos tres artistas no tiene mucho que ver entre sí, salvo el groove.

P- Son una banda básicamente instrumental, ¿qué los lleva a incluir voces? En "Muta", el último disco, hay tres canciones cantadas.3

R- No habíamos hecho algo tan en formato canción. Ya teníamos ganas de hacerlo en el disco anterior, “Boa” (2014), y en "Muta" fuimos por el lado del microrrelato, una historia con introducción, nudo y desenlace con formato de tres minutos. Básicamente, la canción con letra comprimió ese efecto hipnótico más extendido de otras composiciones.

P- El disco que van a venir a presentar se llama "Muta". Hay una mutación del sonido del grupo, del swing aquellas guitarras al groove de la base rítmica y sobre todo de los sintetizadores. Un sonido más oscurecido.

R- Sí, yo diría que fue una cosa deliberada. Le pudimos dar otra cara a la figura que es Morbo y Mambo. Le dimos preponderancia a cosas que en otros discos por ahí no estaban tan al frente. En este disco, las melodías que antes llevaban al frente los caños, pasaron a otros instrumentos.

P- Siempre sonaron bailables, pero esta vez el sonido fue más para cierta electrónica en cuanto al ritmo y el pulso.

R- Sí, tiene bastantes elementos que se usan en la producción de música electrónica. Tiene un tinte más de producción de disco moderno.

En “Muta” no estamos queriendo recrear una situación de banda tocando en vivo, sino que queríamos hacer un trabajo más de obra discográfica.

P- ¿Cómo lo trasladan al vivo?

R- Cuando lográs un sonido tan contundente en el estudio es todo un desafío traducirlo al vivo, Nosotros viajamos con nuestro sonidista. Hay que repensar ciertos arreglos, cosas que en el estudio están dobladas. Respecto de los discos anteriores, sin dudas que esté último es que más trabajo implica llevarlo al vivo.

P- Volviendo al sonido, hay algo de postpunk, a The Smits, The Cure.

R- Sí, supongo que la reminiscencia más fuerte con The Cure es el tema “BS80”.

P- Cómo van a ser los shows del próximo fin de semana?

R- Podemos cambiar hasta cinco minutos antes de salir a tocar. Y si el clima del show no dice que tenemos que hacer otra cosa, lo hacemos. Si vemos que el tema que sigue en la lista no tiene mucho que ver con el clima que se generó, no lo tocamos, o lo tocamos en otro momento del show. Siempre estamos muy atentos a lo está pasando en el show. Vamos a tocar buena parte del último disco y después una cadena de grandes éxitos de Morbo y Mambo.

P- En enero de 2016 tocaron en “Rock al Río”, de Roca. ¿Qué recordás de aquello?

R- Fue increíble. Birra artesanal al lado del río, gente frenando el bote contracorriente y mirando el show desde el río. Muy buen recibimiento.

Tocar a la vera del río es un golazo. Tenemos muy buenos recuerdos de lo que nos acordamos (risas).

Las primeras 200 entradas para el show de Neuquén tiene un valor de $250. Las siguientes, $300. Para el show de Roca, $250 anticipadas.
Roca

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.