Experiencias

21 mar 2017 - 00:00
Comparte esta noticia
“¡Miren chicas, miren ese paisaje!”, y uno se desgañita por mostrárselo a las adolescentes que van contorsionadas en el asiento trasero. La respuesta, en el mejor de los casos, es una especie de mirada vacuna fugaz hacia el sitio que nos llamaba la atención para luego retornar al sueño o bien a la pantalla del celular; en el peor de los casos es “dejáme dormir” o bien “esto es lo mismo que vimos hace rato”, dicho en tono de reproche.
Si algo identifica a estas nuevas generaciones, digo estas que van de los veinticinco para abajo, es que casi nada los sorprende. Hay una carencia de sorpresa, de novedad. Son una especie de ancianos de la experiencia. Si entendemos por experiencia a nuestro contacto, a nuestra interacción con la realidad.
Y una de las razones por lo que esto sucede, me parece, es que esa realidad
–como quiera que la concibas– se ha ido modificando en cuanto a la forma de constituirse. Se le han ido agregando más capas, sobre todo en los últimos tiempos con el auge del mundo digital. No pasará mucho tiempo que todos andaremos con anteojos u otro adminículo de realidad aumentada, o bien estaremos inmersos en la realidad virtual. Pero en la actualidad muchos jóvenes y niños pasan más horas en contacto con la realidad digital que con el mundo concreto.
Son dos tipos de experiencia, los de más años todavía privilegiamos el contacto directo, la interrelación con la materialidad; los más jóvenes la interacción con la virtualidad. Ahora bien, en ese nuevo tipo de vivencia, son los jóvenes los que acceden a un caudal casi infinito de experiencias, todo está en la red, todo está en el smartphone.
La vista de una cascada, de una montaña, de una playa o un pueblecito pintoresco genera en nosotros la sorpresa, la admiración ante algo único e inesperado; en cambio apenas concita algunos segundos de atención de los más chicos. Apenas hay para ellos asombro y extrañeza en el mundo concreto, lo verdaderamente excitante y sorprendente sucede detrás de alguna pantalla.
Néstor Tkaczek
ntkaczek@hotmail.com
Últimas noticias de ésta sección