Última función de un musical con acento neuquino

“Quiero bailar! Billy” es la comedia musical realizada por la academia Desafíos que se verá hoy, por última vez, en el centro cultural de Brentana 46.

06 oct 2017 - 23:00
Comparte esta noticia

Hoy a las 20:30, el Centro Cultura l Desafíos abrirá sus puertas para la última función de su musical “Quiero bailar! Billy”, una adaptación para comedia musical de la conocida película Billy Elliot.

La pieza que cuenta con un gran despliegue de vestuario y escenografía fue estrenada hace un mes y se mostrará por tercera y última vez.

“Es la última porque con lo que cuesta llenar la sala no se puede hacer más. Es una producción tremenda y es una lástima no poder hacer más funciones, pero es una sala para 300 personas y con suerte llegás a la mitad porque hay mucha gente que no se entera”, señaló Evelyn Jenkins en diálogo con “Río Negro” sobre la obra que dirige.

Sobre la obra en sí comentó que “está basada en la película de Billy Elliot y nosotros hicimos una adaptación de ese musical porque se estrenó en México y no hay adaptación para Argentina”.

Y destacó que “lo que tiene de lindo la historia es que habla de lo importante de hacer lo que te gusta, que no importa lo que te digan, no importa el contexto, el lugar donde estés o lo que sucede alrededor tuyo. Habla sobre la autoestima. Tiene toda esta cosa muy linda de luchar por lo que querés”.

Lo cierto es que la producción de este musical local llevó más de seis meses de trabajo y reúne a mas de 35 personas, todos estudiantes o profesores de la Academia Desafíos que funciona desde hace 14 años en Neuquén.

“Primero tuvimos que hacer toda esa parte de adaptación de textos y traducción de todas las canciones para que tuvieran sentido y modificar cosas porque la obra tiene mucho humor con un humor muy inglés que no tiene nada que ver con el nuestro, así que hubo que adaptar varias cositas para que nosotros podamos realmente disfrutarlo. Después empezar con los ensayos y empezar a armar escenas, coreografías y todo lo que es pasado de texto”, subrayó Jenkins sobre el proceso de producción del musical.

Desafíos
en Brentana 46
La Academia Desafíos comenzó a funcionar en 2003 como una academia de canto, diez años después se transformó en un centro cultural. El mismo que hoy mantiene abiertas sus puertas para la formación artística general y de comedia musical en particular.
“Empezamos siendo una academia de canto y después nos metimos en lo que es comedia porque teníamos todas las herramientas al alcance. Empezamos a trabajar con el canto en vivo, porque uno ve muchas cosas musicales pero hay mucho playback y después nos fuimos especializando en la parte coreográfica y puesta en escena”, detalló Evelyn Jenkins quien está a la cabeza de la academia y el centro cultural que hoy cuenta con una sala teatro con capacidad para 300 personas.
Las entradas para esta última función de “Quiero bailar! Billy” se pueden conseguir, a 200 y 250 pesos, en el centro cultural, ubicado en Brentana 46.
Una adaptación de Billy Elliot
Como es tradición entre los hijos de minero, el padre de Billy Elliot lo inscribe en clases de boxeo, pero el utiliza esa plata para asistir a clases de ballet y comienza a practicar a toda hora. Cuando su padre lo descubre , le prohibe seguir con ballet una disciplina tan “poco viril”.
La profesora de ballet que ha visto en el muchacho un talento innato, lo prepara para una audición en el Royal Ballet School de Londres. Las clases logran que la profesora vaya tomando más afecto con el niño y le ayuda a desahogar la rabia que bloquea su potencial
Una noche de invierno Billy es sorprendido por su padre bailando en el gimnasio. Billy demuestra a su padre que puede bailar y éste comienza cambiar de actitud.
El pueblo entero hace una colecta para que Billy pueda ir a Londres y una carta les da la noticia de que logró pasar la audición.
La academia Desafíos reúne a niños y niñas desde tres años hasta adultos.
Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.