Bienvenida la piratería o la caducidad inducida

02 dic 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

A primera vista la piratería perjudica a las primeras marcas, sin embargo esto no es tan así, todo lo contrario. A muchas personas les gusta afirmar su posición social usando objetos caros de primeras marcas. También hay personas de las clases sociales más bajas que en su afán de pertenecer a un escalón superior, imitan por ejemplo, su forma de vestir. Pero su bajo presupuesto sólo les permite comprar imitaciones piratas. Si el artículo se pone de moda, por ejemplo la remera color salmón, su uso se va a masificar y va a dejar de ser novedad.

Aquí sucede lo que los profesores de derecho Karl Raustiala y Christopher Springman llamaron la paradoja de la piratería o la obsolescencia inducida. Las primeras marcas no pierden clientes porque las clases menos pudientes nunca fueron ni serán sus clientes pero se beneficiarán que los imitadores saturen el mercado de un modelo porque las clases altas se querrán volver a diferenciarse adquiriendo otro modelo distintivo.

Cosima Dannoritzer, “Comprar, tirar, comprar” ; El Mundo; Wikipedia y Tendencias21.
Últimas noticias de ésta sección