Central es finalista de la Copa Argentina

Venció 2-0 a Belgrano y será uno de los protagonistas de la definición del torneo. Marco Ruben y Walter Montoya marcaron los goles.

01 dic 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

El certamen favorito de Rosario Central parece ser la Copa Argentina. Si bien el Canaya no pudo ganar las últimas dos finales, el torneo le sienta bien ya que anoche, en Formosa, superó 2-0 a Belgrano y sacó boleto para la definición por tercer año consecutivo.

Los jugadores homenajearon con un minuto de silencio a las víctimas de la tragedia de Chapecoense, pero a la hora de jugar la pierna fuerte fue lo que abundó en el estadio Municipal de Formosa. Mucho más que el fútbol bien jugado, incluso agresiones.

Juan Carlos Olave abofeteó en el área a Teo Gutiérrez si que el árbitro lo advirtiera, aunque el delantero colombiano exageraba la ‘caricia’ del arquero del Pirata.

Allí comenzó la cacería de los jugadores de Belgrano con Teo, quien cuando se acuerda de jugar y deja las provocaciones de lado, vuelve a ser el futbolista que los hinchas de Central quieren ver.

Como resultado de la fricción desmedida, Belgrano se quedó con 10 cuando Farré, con las dos piernas para adelante, levantó por los aires a Gutiérrez. El equipo cordobés quedaba con uno menos a un minuto para el descanso y esa inferioridad numérica la sintió en el complemento.

Si bien Central no arrolló a Belgrano, el equipo del Chacho Coudet fue más ambicioso. El anticipo de lo que vendría fue un disparo de Giovanni Lo Celso que dio en el palo, pero la ventaja inicial derivaría n una jugada casi casual.

El rechazo largo desde el fondo por parte de Dylan Gissi, se transformó en una asistencia para la corrida de Teo Gutiérrez, quien antes de que el balón se vaya por la línea de fondo, envió el centro para que Marco Ruben metiera el cabezazo goleador.

A partir de allí las cosas se hicieron más fáciles para Central. El DT del Pirata, Leo Madelón, buscó soluciones en el banco pero no las encontró. Belgrano nunca llegó con claridad al arco de Sebastián Sosa y terminó encerrado en su propia desesperación.

Central se paró de contra en los últimos minutos y antes de que el partido se vaya, Teo nuevamente se vistió de asistidor, esta vez para la corrida de Montoya, quien luego de desparramar a Olave definió cruzado y de zurda para la alegría del pueblo canaya quien quiere que esta vez sí, la tercera sea la vencida.

“No podíamos generar más allá del dominio. Por suerte llegó el gol y luego se hizo más fácil. Este grupo tiene ganas de ganar algo”.
Marco Ruben, quien ayer alcanzó en el historial de artilleros a Aldo Pedro Poy.
Redacción central
Últimas noticias de ésta sección