Cipolletti y una prueba de carácter

02 ene 2018 - 13:10
Comparte esta noticia

Si a un hincha de Cipolletti le planteaban que en el 2018 el primer objetivo sería ganar la reválida para seguir con chances de pelear el segundo ascenso, su cara no hubiese sido la más amable. Sin embargo, luego de un año con vaivenes, el Albinegro no ingresó en la zona campeonato. Deberá ratificar su permanencia y luego pelear por el único boleto que otorga la reclasificación para seguir en carrera.

La expectativa se renueva con la llegada de Duilio Botella, un técnico con experiencia en clubes importantes del interior del país. Su misión será recuperar el nivel algunos futbolistas que no estuvieron en su mejor forma en el semestre que se fue. A partir de ahí, se desprende el objetivo colectivo de volver a meterse en los primeros planos.

Cabe aclarar que, desde los resultados, el Capataz llegó a esta situación no deseada porque careció de estabilidad deportiva. Henry Homann estuvo a punto de irse a mitad de camino, pero al mismo tiempo fue el DT del equipo que llegó a instancias decisivas a mediados de 2017.

La mejor versión táctica del Ruso se vio por Copa Argentina ante San Lorenzo (1-1 y eliminación por penales), pero luego el inicio del nuevo desafío en el Federal A fue malo. El equipo no tuvo contundencia las veces que jugó bien y pagó cara la irregularidad. Este es el principal aspecto a mejorar.

En la dirigencia, el club tiene puntos a favor, ya que se movió rápido para encontrar reemplazante en el banco. Cada vez que sale a buscar jugadores o cuerpo técnico, las negociaciones son prácticas porque cumple con lo que se compromete a pagar. Lo ocurrido con una de las barras ante Villa Mitre (agresión al arquero visitante y suspensión) dejó a la vista un problema que trasciende al fútbol y que no puede ser resuelto solo por las instituciones.

Los cuestionamientos se originan en los malos resultados y luego pasan por algunos aspectos puntuales más profundos como el sintético o la política de inferiores. Todo es materia opinable, pero en el fútbol argentino son pocos los clubes que están en las condiciones positivas que tiene el Albinegro. La realidad de una entidad no se puede medir exclusivamente por si la pelota entra o no.

Cipo tiene plantel. Esta vez le tocará recorrer un camino más largo y exigente. Más allá de la cuestión futbolística, el grupo de jugadores afronta una prueba de carácter ante una situación que no era la esperada.

Federico Azcárate es el primer refuerzo del Albinegro. Es defensor y llegó a pedido de Botella. Mañana el Albinegro comienza la pretemporada en su casa.