Delbonis, con dientes de Yacaré

Federico Delbonis derrotó 6-3 y 7-5 a Leonardo Mayer en un partido histórico para el tenis de la región. Más de mil personas coparon las tribunas para disfrutar un gran espectáculo.

13 ago 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Durante una hora y media, el Club Cipolletti contó con una final de ATP 500 en la cancha 2 de sus instalaciones. Fue un tanto particular, es cierto: no hubo puntos para el ranking en disputa, no fue considerado oficial y no tuvo premios en efectivo. Pero por nivel y por nombre de los protagonistas, el partido entró en la categoría de alto rendimiento de la elite del tenis.

Federico Delbonis y Leonardo Mayer entregaron ayer una exhibición con todos los condimentos en el club Albinegro, y respondieron en la cancha al gran acompañamiento del público. Con más de mil personas en la tribuna, el encuentro quedó para el de Azul, pero el resultado fue casi una anécdota en un contexto en el que lo más importante fue volver a contar con tenis de alto nivel en la región.

Como se presumía, el partido comenzó con un clima relajado. Hubo bromas sobre el viento patagónico, charlas de los tenistas con el público y hasta alguna chicana por parte del umpire, como para que los jugadores se suelten de a poco.

El encuentro comenzó con un Delbonis dominante y más vistoso, mientras que Mayer se mostró efectivo pero un tanto falto de ritmo al principio.

Durante los primeros games casi no hubo break points, aunque el que más cerca estuvo de quebrar fue Delbonis en el segundo. Mayer defendió el servicio a base de fuerza y dejó el 1-1 para no comenzar en desventaja.

El 2-2 llegó tras un game de gran movilidad del de Azul (ganó varios puntos en la red) y una manga en blanco para el correntino, que también tenía lo suyo.

La primera sorpresa llegó en el séptimo game. Con la cosa 3-3, Delbonis se puso 40-30 arriba y desaparecieron todas las pelotas. Los ball boys alcanzaron un juego nuevo, situación que suele otorgar una ventaja para quien sirve. Por ello, Leo tiró al aire un “ahora tenés un sólo saque y encima de abajo”. Y si bien el bonaerense se rió, también se lo tomó literal: sacó cortito y por abajo, sorprendió a Mayer y se terminó llevando el game con un punto a pura avivada, que levantó una ovación de todo el público.

Inmediatamente, Delbonis quebró rápido, se puso 5-3 y liquidó el 6-3 con su servicio en uno de los mejores games del partido, remontando una desventaja inicial de 15-40.

Para el segundo set, el partido se puso mucho más disputado. Mayer se puso 1-0 arriba con su servicio y luego llegaron tres quiebres seguidos: Mayer 2-0, Delbonis 1-2 y Mayer 3-1. Y con servicio nuevamente a favor, estiró la diferencia a 4-1 mientras en uno de los descansos sonaba “tomate una dosis de chamamé”.

Sin embargo, Delbonis frenó la situación adversa allí. Con un game y un quiebre se puso 3-4, y se llevó el 4-4 con un misilazo que arrancó un “mirá lo que metió este hdp” de parte de Mayer.

El correntino levantó para el 5-4, pero no alcanzó. De allí en más, Delbonis hilvanó tres games y cerró con victoria una fiesta del tenis que, esta vez, celebró todo el Alto Valle.

Redacción Central

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección