Hay futuro garantizado en el canotaje regional

Lo más rescatable de esta edición de la Regata fue saber que la descendencia en el río está asegurada. Hubo muchos nombres que serán actores principales en el corto plazo.

13 ene 2018 - 23:59
Comparte esta noticia

La otra cara de la competencia fueron los jóvenes palistas que asoman y que serán el futuro del canotaje regional. Desde el histórico segundo lugar en la última etapa de ayer y de la supremacía del K2 júnior de Damián Pinta-Federico García Opazo hasta la definición en los K1 senior entre Mario Rosas, Donato Volpe, Sebastián Vergauven y Nicolás Salvo.

Todos ellos marcaron una nueva etapa en el canotaje regional y mostraron el color verdadero del espíritu de la Regata.

Damián Pinta, el hijo del Piri , lleva la marca de fuego y lo demostró con una notable Regata al coronarse campeón en K2 júniors junto a Federico García Opazo, quienes en el sprint final en la llegada a la capital rionegrina le dieron batalla a los hermanos Balboa y antes superando a Pinta-Mozzicafreddo, para quedarse en el segundo puesto entre San Javier y Viedma.

La emoción de esos chicos fue de lo más auténtico que tuvo la competencia. Es que desde el inicio en Cipolletti tiraban junto a los K2 séniors y varias veces recibieron el reto de Néstor Pinta en el agua para que cuidaran el lugar en la categoría.

“Mi papá me dejó pasar en los últimos metros y es una emoción única. Y más con él” dijo Damián Pinta que se metió hace ocho años a incursionar en el deporte. “Siempre que nos acercábamos a los K2 séniors, mi viejo nos aconsejaba en las etapas largas que no nos apuremos porque podíamos cansarnos y perder todo”.

El hijo del palista maragato sostuvo que “entrenamos mucho para ganar pero no para definir la etapa en los primeros lugares entre los mejores de la Regata”, finalizó el menor de la dinastía Pinta que con 16 años ya cuenta con un futuro prometedor en el canotaje.

En tanto, en el K1 senior hubo muestras de una prueba donde sobró el nivel y se vio el verdadero espíritu de competencia entre cuatro jóvenes palistas que dejaron todo hasta el final en una definición cerrada. Mario Rosas del Ceppron de Neuquén se impuso en la etapa y la general. Pero lo cierto es que durante el desarrollo de la competencia se fueron cambiando el mando que arrancó para Sebastián Vergauven del club Piedra Buena de Patagones y que luego sacó una ligera ventaja sobre Rosas, Nicolás Salvo de El Bigüá y Donato Volpe del Ceppron.

Pero al promediar la penúltima etapa entre Guardia Mitre y Campo Malaspina, Vergauven se hundió dos veces y Rosas pasó por caja para adelantarse en la general. Todo podía pasar en la llegada a la capital rionegrina y la definición fue apasionante, aunque Rosas se agarró fuerte de ese liderazgo y fue imbatible.

Los cuatro jóvenes palistas dieron espectáculo en la categoría que fue entretenida y que hasta el final todo podía suceder. Mostraron su gran nivel y también errores por ser debutantes en la Regata como el caso de Sebastián Vergauven, quien se quedó con la espina y en la próxima edición promete el triunfo al igual que sus colegas neuquinos.

Los números
de la nueva generación
en la general terminaron los pibes Damián Pinta y Federico García Opazo (EMP), amplios ganadores del K2 junior.
15:38:35
tardó Mario Rosas para completar la travesía. Le sacó 43” al 2° Donato Volpe.
Corresponsalía Viedma
Últimas noticias de esta sección