El primer gran héroe del clásico entre Deportivo Roca y Cipolletti

Hace 40 años se dirimía el ingreso al Regional ‘77, en la que fue la definición más dramática en la historia del derby. Después de 120’ sin goles, Oscar González atajó tres disparos en la serie de penales para el Depo ante Cipo. El Chivo rememoró junto a “Río Negro” los pormenores de aquella noche única.

15 nov 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Comenzó a jugarse en la noche del miércoles 16 de noviembre y terminó a la madrugada del día siguiente. Hace 40 años atrás, Deportivo Roca y Cipolletti disputaron el partido más dramático de la historia del clásico. En la cancha de Unión Alem Progresista y por el boleto al torneo Regional de 1977, Naranjas y Albinegros jugaron 120 minutos cargados de nervio y carente de goles, en el que no hubo otra alternativa que dirimir la clasificación desde el punto del penal.

El Depo se había consagrado campeón del Oficial al vencer a Estrella del Sur, de Regina, y Cipo se había quedado con el Petit Torneo al superar en la final justamente al Naranja. Es por eso que fue necesario una finalísima para determinar al campeón del año en una serie ida y vuelta con eventual tercer partido, tal como sucedió.

El primer choque fue para Roca, quien dio el golpe en la Visera y venció 3-2 a Cipolletti. El Naranja armó la fiesta para la revancha, pero el Albinegro tenía otros planes. Llegando a los 32’, Rubén Franco remató de derecha ante la marca de Nicolás Saldico y el disparo parecía controlado por Mario Lucero, el arquero del Naranja por aquellos años. Sin embargo, la pelota se le escurrió de las manos al ‘1’, pasó entre sus piernas y cruzó mansamente la línea de sentencia. Cipolletti ganaba el desquite, reabría la serie y forzaba un tercer capítulo que daría lugar al héroe inesperado. Al muchachito de la película que quedaría para siempre en la historia del Depo.

Oscar González, el Chivo, tal como lo conocían todos en el barrio, no había sido titular del primer equipo en todo el torneo. Sí lo venía haciendo en la tercera del Naranja donde tuvo una racha de más de 900 minutos con la valla invicta y terminaría siendo campeón esa temporada.

Después de caer en el Maiolino ese domingo 13 de noviembre, Pablo Verani, por ese entonces presidente del Depo, decidió que el equipo se quede concentrado a la espera de la finalísima del miércoles 16 en Allen. Hubo una cena con los jugadores y sus familias. Luego Verani tomó la palabra, donde les pidió el máximo compromiso al plantel para lograr el objetivo, y cerca de la medianoche los futbolistas se retiraron a las habitaciones.

“Me golpearon la puerta y era Pablo, que venía con el Sordo (el DT Rodolfo Santángelo), y me dijo: ‘Pibe, prepárese que el miércoles ataja usted...’

***

El Chivo, que un año antes había llegado desde Argentinos del Norte donde estaba a préstamo, tenía también otros colores que defender: el de Las Flores, un club de barrio que tenía su cancha en el cuadrado conformado entre las calles Villegas, 3 de Febrero, Rosario Santa Fe y el Canal Grande.

“Ese equipo lo armaba el Beto Nicoló, el Ruso Sumzky y el Petiso Ponce, referentes de siempre de Las Flores, que era un equipo fuerte de aquella época en los barrios. Jugábamos amistosos contra el Depo y yo atajaba de Las Flores. Ahí me conoce el Sordo Santángelo, que llegó a Roca en reemplazo de José ‘Nene’ Sanfilippo”, recuerda González.

“No podía creer. El salto era muy notable en aquella época. La primera vez que Santángelo me dice que me tengo que quedar concentrado con la Primera, no sabía si llevar toalla o no. No entendía nada...”, cuenta el Chivo.

***

“No tuve temor ni nada por el estilo cuando me dijeron que iba a atajar en Allen. Estaba preparado para hacerlo, me tenía confianza. Me acuerdo sí que en la previa practicábamos penales. Era bueno desde los 12 pasos. Cuando estaba en las inferiores de Tiro Federal, me acuerdo que el Loco (Oreste Omar) Corbatta me pateaba penales y le atajé varios”.

González avanza en la charla con “Río Negro” y sus ojos se humedecen cuando recuerda aquella noche única en que se transformó en héroe. “Sólo quería que llegara el miércoles a las 21:00. En Roca había una expectativa muy grande y en mi barrio (Bagliani) estuvo paralizado para la hora del partido”.

Se disputaron 120 minutos sin goles, con pocas situaciones y con dientes apretados. “Se jugó en la mediocampo”, apunta el Chivo. “La cancha explotaba y a la hora de los penales me tocó ir donde estaba la gente de Cipolletti . Le manoteé los primeros penales a Dorado y al Bambi Flores, y ya para los próximos la gente murmuraba. Atajé tres en total. Cuando erró Yanani, el primero que me vino a abrazar fue Lucero. Un señor. Desde el primer momento que supo que yo era el que iba a atajar, estuvo al lado mío aconsejándome”.

“¿Cómo fue el regreso? Una locura. El partido terminó a la madrugada y cuando llegamos acá era una fiesta. Jamás había visto tanta gente festejando en las calles. En todo el viaje de vuelta me acuerdo que me cuidó el Nenu Centeno y me hizo bajar último del colectivo. Sólo volví a ver tanta gente en las calles cuando volvimos de Mar del Plata, cuando conseguimos la clasificación al Nacional el año siguiente...”

Esa es otra historia. La de Juan Oscar González fue aquella noche del 16 de noviembre de 1977 cuando el destino le reveló que era su momento de gloria deportiva. Desde aquella madrugada en Allen, el primer gran héroe del clásico tiene nombre y apellido.

El Depo al Regional ‘77, camino al Nacional ‘78
El domingo 11 de septiembre del 1977 Roca le gana 2-0 (goles de Héctor Tapattá y Juan Carlos Centeno) a Estrella del Sur, de Regina, y se consagra campeón del Torneo Oficial de la Liga Deportiva Confluencia
El 23 de octubre Cipolletti y Deportivo Roca empatan 0-0 en la Visera y terminan igualados en la tabla final del Petit Torneo. Deberán jugar un desempate para saber quién se queda con el reducido.
Domingo 30 de octubre, en cancha de Unión de Allen, se juega la final. Cipo supera 2-1 al Depo. Darío Dolce había adelantado a Roca, pero Montenegro en el ST y el Bambi Flores en el alargue, le dieron la victoria al Albinegro, que se quedaba con el Petit Torneo.
El domingo 6 de noviembre en la Visera, por la primera final para acceder al Regional, el Naranja gana 3-2, con dos de Carlos Ramallo y uno de Miguel Batalla. Para Cipo descontó Rubén Franco.
La revancha se jugó el domingo 13 de noviembre en el Luis Maiolino. Cipolletti ganó 1-0 con gol de Franco y forzó la definición a un tercer partido.
El miércoles 16 en cancha de Unión de Allen, Deportivo Roca y Cipolletti igualan 0-0 en 120 minutos. En los penales el Naranja se impone por 7-6, consiguiendo la clasificación al Regional.
La noche de
los 20 penales
Para Deportivo Roca convirtieron: Coco Tapattá, Miguel Batalla, Luis Graneros, Diego Guaita, Ricardo Paghouapé, Tomás Del Ciotto y Alberto Saldico. Darwin Dalmás le atajó los disparos al Chula Fernández y Rubén Bernardis. Darío Dolce remató desviado.
Para Cipolletti anotaron: Jorge Dorado, Juan Strack, Rubén Bucarey, Alfredo Murillo, Bambi Flores y Franco. Oscar González contuvo las ejecuciones de Montenegro, Machado Gómez y Adolfo Bastías. Rafael Yanani, ejecutante del décimo penal de su equipo, la tiró afuera.
Roca

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección