Podio

No hubo pacto con el Diablo

El empate entre Independiente y Olimpo no le sirvió a ninguno de los dos: los de Holan no entraron en puestos de Libertadores, y el Aurinegro no salió de la zona de descenso. Fue un mal negocio.

19 jun 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

En la previa, el cruce entre Independiente y Olimpo tenía más componentes de partido de ajedrez que de choque futbolero. Es que ambos necesitaban ganar, y ningún otro resultado era demasiado útil.

Por urgencias, el Aurinegro llegaba más necesitado. Aún en la zona roja, conseguir los tres puntos significaba salir del descenso al menos por una fecha, relegando a Arsenal.

Independiente llegaba con más ansias que necesidades. Tras un buen torneo, el Rojo se mantiene en zona de Copa Sudamericana, pero el objetivo principal es entrar a la Libertadores. Y en ese contexto, eran claves los tres puntos para superar a Newell’s. Quedaba claro: los dos querían el triunfo si o si.

Con este panorama, el que salió un tanto más favorecido fue Olimpo, que se puso a sólo un punto del Arse en la pelea baja. Independiente (que tenía una obligación extra por jugar como local) sumó y se acercó, pero no depende de si mismo.

Adentro de la cancha, el Rojo fue protagonista. Es cierto, no tuvo el brillo de otros encuentros, pero aún así intentó cargarse el partido al hombro.

Para colmo, el planteo de Olimpo fue complicado de resolver. Pierna fuerte, una defensa férrea y una mentalidad de contraataque fueron las armas del elenco bahiense. Y, en vistas del empate, fueron efectivas.

Albertengo sacó un golazo de la galera para abrir el marcador, y el triunfo parcial era merecido. No fue suficiente, queda claro. Independiente se durmió en los laureles de la ventaja y Olimpo supo pegar firme para volver a equilibrar el trámite.

Los dos pudieron ganarlo en el cierre. Y por eso quedó un gusto amargo, una sensación de que el punto alcanzado no era tan importante como puede llegar a ser. Cobrará valor cuando termine el torneo. Allí se verá si no convenía hacer un pacto con el Diablo.

Dos frentes de batalla,
un punto inútil en ambos
Redacción Central

Últimas noticias de ésta sección