Policiales

Salvador Pucci había recibido anteriormente una perpetua por el asesinato de su primera esposa, Sebastiana Lara.

Salvador Pucci había recibido anteriormente una perpetua por el asesinato de su primera esposa, Sebastiana Lara.

Confirmaron la condena a 20 años de Pucci

00:16 11/05/2013 El TSJ rechazó

el recurso de casación.


NEUQUÉN (AN).- La sala penal del Tribunal Superior de Justicia confirmó la condena a 20 años de prisión de Salvador Pucci (60), acusado del asesinato de su pareja Miriam Flores (25).

Es la segunda condena que recae contra Pucci, ambas por delitos de género. Ya había sido hallado culpable del asesinato de su primera esposa, Sebastiana Lara, en 1992. Cuando mató a Flores estaba en libertad condicional.

Según el fallo que ahora quedó firme, el 5 de mayo de 2010 Pucci, con la colaboración de al menos dos personas, interceptó a Flores en la puerta del hogar de ancianos donde ella trabajaba.

Ese fue el último día que se vio a la mujer con vida. El cadáver apareció el 1 de junio siguiente, semienterrado, a la vera de la ruta 152 en Casa de Piedra, La Pampa.

El defensor José Quintero Marco presentó un recurso de casación pidiendo la nulidad de varias pruebas utilizadas en contra de Pucci, como huellas dactilares, vehículos secuestrados e intervenciones telefónicas. También planteó una supuesta nulidad de la acusación porque no se habría descripto con precisión dónde ocurrió el crimen. Muchos de esos cuestionamientos los había realizado durante el juicio oral, realizado en el invierno de 2012. Ahora los hizo ante la sala penal del TSJ, integrada por Graciela Corvalán y Guillermo Labate, que los rechazó.

La sentencia que el 2 de julio de ese año dictó la Cámara Criminal Primera se apoyó, entre otras en tres evidencias que consideró irrefutables: "el chip encontrado en el campo donde se enterró el cuerpo, con el que Pucci se había comunicado luego de la desaparición de Miriam Flores, con el oficial a cargo de la investigación; la huella dactilar del pulgar derecho de Pucci en la camioneta del testigo (Rafael) Martínez; y el reconocimiento en rueda del citado testigo en el Juzgado de Instrucción y en la sala de debate".

Para los jueces Mario Rodríguez Gómez y Héctor Dedominichi, la principal motivación del crimen fue la misma personalidad del acusado, que "no toleró la decisión de la víctima de terminar con el vínculo".

De acuerdo con el perfil psicológico de Pucci, "no soporta el abandono, tiene que tener el control sobre el otro. Ante el abandono puede aparecer una reacción desmesurada e intensa, enojo exagerado, fuerte y vehemente".

"Si un día me encuentran en una zanja muerta, hay un solo responsable, el viejo", le había Miriam Flores a algunos amigos.

De acuerdo con el informe psicológico, Pucci "posee inteligencia normal interferido por causas emocionales, rasgos persecutorios, muy auto centrado, estructura paranoica y narcisista, comprende y dirige, aunque con una personalidad anormal en la relación interpersonal. Sus rasgos son fuentes de relevancia criminológica, temerarias".

Mostrar todos los comentarios

Servicios