Policiales

Perín Peña y su mujer tuvieron que mudarse a Roca con sus otros tres hijos. Ya no pueden confiar en las instituciones de su pueblo.

Perín Peña y su mujer tuvieron que mudarse a Roca con sus otros tres hijos. Ya no pueden confiar en las instituciones de su pueblo.

Les mataron un hijo y quedaron desamparados

01:32 27/10/2012 La familia del joven Peña se tuvo que ir de El Cuy.

ROCA (AR).- ¿Existió una cadena de encubrimiento y un intento por desviar la investigación del crimen de Jonathan Peña en El Cuy? Ésa es la pregunta que se hicieron en las últimas horas las autoridades de la Policía de Río Negro, que decidieron suspender preventivamente al subcomisario Jorge Carrizo, jefe de la comisaría del paraje y además familiar directo de una adolescente imputada en la causa, la cual al momento del asesinato tenía una relación sentimental con el supuesto autor.

La chica será investigada por presunto encubrimiento y ahora se intenta determinar si Carrizo cumplió correctamente su trabajo en los rastrillajes y en la investigación abierta tras la denuncia de la desaparición de Peña.

Ayer fue el ministro de Gobierno, Luis Di Giacomo, quien anunció la medida adoptada por la Jefatura de la Policía tras una reunión con Perín Peña y Vilma Pichimil -los padres del menor asesinado- y el abogado Marcelo Hertzriken Velasco.

Fuentes policiales confiaron que el jefe policial de El Cuy fue separado preventivamente por lo que debió entregar su arma reglamentaria y su uniforme hasta tanto concluya la investigación interna que se inició en su contra.

Es que, como denunció el padre de la víctima desde un principio, los efectivos que participaron de la primera etapa de la investigación no habrían cumplido adecuadamente con su trabajo. Según acusan, se habría intentado desviar la investigación -tanto en el plano local como en la Unidad Regional II- sobre los posibles autores del crimen.

La investigación interna intentará determinar, además, si los policías rastrillaron la zona donde finalmente el padre de la víctima halló el cuerpo semienterrado.

Di Giacomo dijo que con la separación de Carrizo buscan "evitar cualquier tipo de inconveniente" a la hora de esclarecer el crimen.

Jonathan desapareció en la noche del jueves 11 de octubre y lo hallaron degollado y enterrado el domingo 14 por la mañana. Según confesó uno de los adolescentes involucrados, el asesinato fue en los primeros minutos del viernes y el cadáver estuvo en el patio de una casa hasta la noche siguiente, cuando lo arrastraron hasta un cañadón cercano.

Ahora Perín Peña y su mujer viven un verdadero calvario. No sólo les asesinaron a su hijo mayor, sino que además tuvieron que abandonar el pueblo "por miedo". Es que la familia, que se completa con otros tres hijos de 8, 13 y 15 años, se vio forzada a desconfiar de las instituciones más básicas de El Cuy, por la relación directa que tienen sus referentes con el supuesto autor del asesinato y sus presuntos encubridores. Quedaron desamparados.

El padre del adolescente acusado de matar a Jonathan es maestro en el pueblo; por lo tanto los Peña ya no pueden enviar a sus hijos a esa escuela. Un tío del sospechoso es el médico del paraje, a quien los Peña no podrían acudir en caso de sufrir cualquier problema de salud. El jefe de la comisaría es familiar de la adolescente señalada como presunta encubridora del asesinato. Y con la Comisionada de Fomento los padres de Jonathan están muy dolidos. "El viernes a la tarde le avisamos que mi hijo había desaparecido y no hizo nada; siguió con la fiesta por el aniversario del pueblo", criticó Perín.

Tan dramático fue todo aquel fin de semana que mientras la búsqueda de Peña se hacía cada vez más desesperada, el supuesto autor del crimen participaba de los festejos como el Rey de la localidad. Luego el chico abandonó El Cuy y se ocultó en Roca, mientras los otros tres adolescentes se encargaban de ocultar el cuerpo.

"Mi hijo nunca había venido solo a Roca; cuando venía al boliche yo lo traía y lo pasaba a buscar", indicó Perín en diálogo con este medio. Por eso el hombre no podía admitir que los policías en El Cuy trataran de calmarlo diciéndole que "seguro anda por Roca y ya va a volver".

Mostrar todos los comentarios

Servicios