El Mundo

Análisis

No esperan radicalización

00:30 19/02/2013

QUITO (AFP) - La victoria del presidente de Ecuador Rafael Correa, si bien refuerza su revolución ciudadana no acarreará una radicalización de este dirigente de izquierda, que ha sido pragmático en los temas económicos, según expertos .

La amplitud de su triunfo muestra el apoyo popular a sus programas sociales y al desarrollo de los proyectos de infraestructura, que financia con los ingresos petroleros. "Se esperaba una votación muy alta para el presidente, pero desbordó las propias expectativas del oficialismo", comentó Santiago Basabe, de la Facultad Latinoamericana de Ciencia Sociales (Flacso).

Correa llegó a la presidencia en 2007 y ha logrado la estabilidad política, después de que en la década anterior desfilaron siete presidentes, tres de ellos derrocados en medio de escándalos de corrupción. Pero el margen de maniobra en economía será estrecho para Correa si quiere mantener el nivel de gasto público que ha ido en aumento en los años recientes hasta alcanzar 15% del PIB en 2012. "Aunque esa estrategia le brinda popularidad, especialmente en los sectores más humildes, podría volverse insostenible en caso de que caigan los precios del petróleo", destacó Arthur Dhont, especialista para Ecuador del instituto de análisis económico IHS. Para compensar esta dependencia que debilita a su economía, Correa cuenta con desarrollar la industria minera a gran escala, pese al rechazo indígena . Para ello, el mandatario debe ofrecer seguridad a los inversionistas extranjeros. Pese a la agresividad de su discurso, este economista de 49 años, con un doctorado en Illinois, "ha sido pragmático y pienso que seguirá en esa línea. En su primer gobierno hizo concesiones al sector empresarial para contar con su apoyo", dijo Mark Weisbrot, del Centro de Investigaciones Económicas, en Washington.

Blogs

Ver todos

Servicios