Carta de Lectores

"Gracias a Dios mi hijo está vivo"

Al Sr. Salvador Scafidi, director del Policlínico Modelo de Cipolletti

El 23 del corriente alrededor de las 19.30 me dirigí de manera urgente a ese policlínico dado que mi hijo Jerónimo, de dos años, estaba con una crisis alérgica y edema de glotis.

Cuando llegué al mostrador me comunicaron que no me iban a poder atender porque no contaban con servicio de guardia pediátrica y me dijeron –cito textuales palabras del personal– "cruzate a los consultorios de enfrente a ver si tenés suerte y hay algún pediatra ahora". En ese momento temí lo peor, lo tenía en brazos y le costaba muchísimo respirar. Les contesté que no podía creer lo que me estaban diciendo, que Jerónimo necesitaba oxígeno de manera urgente y que los consultorios de enfrente eran externos y no contaban con sala de primeros auxilios. Por supuesto, salí corriendo y en esos consultorios (CENI) me atendió el Dr. Pablo Marcet, quien ayudó a que se le pasara el espasmo bronquial que tenía de manera manual (con un puff).

Luego de un tiempo en el CENI, y habiendo constatado el Dr. Marcet que Jero respiraba correctamente, me indicó que debían inyectarle corticoides intramuscular para bajar la inflamación y la reacción que tenía en todo el cuerpo. Lamentablemente para mí, debía ir nuevamente al policlínico para que se la aplicaran.

Fui y para seguir indignándome no me querían atender... tuve que prácticamente llorarles para que lo hicieran. Luego de unos minutos la enfermera le aplicó lo recetado. Varios empleados y enfermeros me comentaron que no tenían guardia porque el director de dicha institución no quería pagar guardias a los médicos. Tengo entendido que cuenta con nivel 6 y eso significa que debe haber guardias durante las 24 horas.

Entiendo que capaz la vida de Jero no era importante para Ud., pero sí para mí y mi familia. Tiene suerte, Dr. Scafidi, de que el CENI esté enfrente de su policlínico y a su vez de que el alergista de mi hijo me haya explicado cómo aplicar adrenalina e instruido para, en caso de no contar con una clínica cerca, salvar la vida de mi hijo. Gracias a Dios él está vivo y hoy la historia es distinta para mí. Tampoco fue capaz de atenderme cuando pregunté por Ud. en su oficina. Yo ya dejé sentada mi denuncia por abandono de persona.

Espero que esta carta sea el comienzo del fin para que ese policlínico vuelva a ser modelo.

Dolores Defferrari, DNI 27.935.800

Cipolletti

Mostrar todos los comentarios
"A río revuelto ganancia de pescadores"

Héctor Luis Manchini DNI 7.779.947 San Martín de los Andes

La declaración de default a la que parece que nos dirigimos inevitablemente es una determinación gravísima que multiplicará los males que hoy agobian a este desafortunado pueblo, en especial en lo que hace al incremento del desempleo, pago de haberes, ausencia de crédito, aumento descontrolado de la inflación y la recesión.

La quiebra nos toma muy mal parados en lo que hace a la actividad económica y las finanzas en general.

En la práctica se empeorará la calidad de vida del ciudadano, que pagará las secuelas del incumplimiento aunque en los hechos será más de lo mismo, más pobreza, enfermedad y carencias varias, pero también una magnífica ocasión para la presidenta Cristina Fernández de apuntar con su dedo acusador a los malvados acreedores que tienen el atrevimiento de querer cobrar sus deudas y al juez Thomas Griesa, representante emblemático del más rancio imperialismo colonialista, como culpables exclusivos y excluyentes de las desgracias económicas, financieras y hasta de seguridad que hoy nos abaten.

En la inmensa deuda pública se esconderán sin sutileza alguna los bienes rapiñados, la riqueza desviada de los fondos públicos a bolsillos privados, las consecuencias del desgobierno, la negligencia y la impericia de funcionarios públicos, lacras que se expanden a lo largo y a lo ancho del territorio patrio.

Así, casi casualmente, el "modelo" se topará con la preciada excusa de su fracaso y una vez más un tercero cargará con las culpas de la incapacidad y la corrupción de malos funcionarios –cualidad que nos destaca en el concierto de las naciones–, con el beneficio agregado de servir el default como instrumento idóneo para tapar tanta tropelía, pues una vez más será verdad que "a río revuelto ganancia de pescadores".

En cualquier caso, y aun cuando milagrosamente podamos zafar, todo el revuelo producido, este ir y venir incesante de anuncios contradictorios –se paga, no se paga–, es suficiente para asignarle al repugnante liberalismo internacional la responsabilidad del infortunio del pueblo que tanto entristece a nuestros gobernantes.

Héctor Luis Manchini

DNI 7.779.947

San Martín de los Andes

Mostrar todos los comentarios
"¿No se pudo optar por alguno de los 50 países que componen la Unión Europea?"

Carlos A. Segovia, LE 7.304.065 Cipolletti

En el conflicto que nuestro país tiene con los holdouts –fondos buitre, como han sido popularizados– el papel central tiene como protagonista al juez Thomas Griesa. Su intervención, así como la de los demás tribunales norteamericanos, no es una circunstancia fortuita o imprevista sino la consecuencia de haberse establecido una jurisdicción extranjera al negociar la deuda en forma voluntaria por parte del gobierno argentino, que era el que ponía las condiciones para el arreglo.

Pero, si bien esa resignación de soberanía al establecer un tercer país para zanjar diferencias futuras era cuestionable desde el punto de vista constitucional, en aquel momento se podía entender como un argumento de atracción para que los acreedores aceptaran el canje propuesto por el gobierno argentino.

Hoy que las graves consecuencias de aquella decisión están a la vista, en el gobierno nadie se hace cargo de ella y pretenden justificar todo despotricando contra el juez norteamericano, convertido en el malo de la película.

Sin embargo, y aunque cueste creerlo, el gobierno acaba de adoptar una medida que se acerca bastante a la que en su momento se tomó con la jurisdicción en el promocionado "canje más exitoso de la historia" y cuyos coletazos estamos viviendo con el reclamo de los fondos buitre. Así , en el reciente convenio celebrado con la República Popular China de financiación de las obras hidroeléctricas en la provincia de Santa Cruz por 4.700 millones de dólares, se vuelve a pactar una jurisdicción extranjera para entender en posibles conflictos que se puedan suscitar, fijándose la competencia de la Justicia y los tribunales de Londres, elegidos para intervenir en esas situaciones conforme se establece en el decreto 109/2014 del Poder Ejecutivo Nacional dictado a ese efecto. Con su actitud, el gobierno argentino incumple las normas constitucionales y demás disposiciones del Estado de derecho al aceptar someterse a jurisdicciones extranjeras para resolver cuestiones contractuales que deben regirse por la legislación nacional.

Pero, aun aceptando que fuera una exigencia de quien financia esos proyectos, lo que sorprende en este caso –además de la inaceptable persistencia en la resignación de soberanía que significa la prórroga de jurisdicción de tan negativas consecuencias para los intereses nacionales– es que el país elegido como juzgador sea justamente Inglaterra, con el que tenemos un centenario conflicto motivado por la usurpación de las Islas Malvinas por parte de ese país.

Ante esta elección, vale preguntarnos si el gobierno podía soslayar la cuestión Malvinas, un tema que, por otra parte, agita permanentemente. Entre los 194 países existentes en el mundo, ¿no había otro más que Inglaterra para elegir? ¿No se pudo optar por alguno de los 50 que componen la Unión Europea, muchos de ellos centros financieros importantes, por lo cual se los podía haber tenido en cuenta? El tema Malvinas, ¿no tendrá injerencia en el caso de que la Justicia de Inglaterra deba actuar ante un diferendo con China? Nada de esto, tan elemental, parece haber sido considerado importante por el gobierno nacional al establecerse y aceptar la competencia de los tribunales británicos.

Sin embargo, contradiciendo que la medida respondiera a una imposición de China, algunas informaciones periodísticas sostienen que fue el propio gobierno argentino el que propuso la jurisdicción de los tribunales de Londres, como una especie de "revancha" de nuestra presidenta, molesta con la Justicia norteamericana por su actuación en la cuestión de los fondos buitre y para descalificar a Wall Street como centro financiero internacional confiable.

De ser ciertas tales aseveraciones, no resultan justificables las razones invocadas, ya que en todos los casos las decisiones gubernamentales deberían ser tomadas no en función de mezquindades personales sino atendiendo los intereses superiores de la Nación Argentina y de su pueblo.

Carlos A. Segovia, LE 7.304.065

Cipolletti

Mostrar todos los comentarios
"¿Qué les está pasando?"

Silvia Castex Pla, DNI 12.949.107 - Roca

El 9 del corriente dirigí una carta a este diario en relación con el extravío de mi mascota y el desempeño inadecuado de los bomberos.

No voy a repetir el tema de la carta, ya publicada, sí comentarles que finalmente nuestra mascota ya está con nosotros. Fuimos a buscarla donde la habían dejado los bomberos (en el Deportivo Roca, muy lejos de donde fue rescatada del canal) y por gracia de Dios, o de su instinto, estaba esperando asustada allí.

Esta semana sucedió un hecho similar con otra mascota que se cayó a un canal. Ante el pedido a los bomberos, éstos contestaron que de ahora en más no van a rescatar a ninguna mascota por la queja que había habido por ellos, que "solamente cuando el canal estuviese lleno de agua" (sic).

A ver, ¿qué les está pasando, señores? En vez de hacer autorreflexión sobre lo que se les pedía en la carta, que era llevar al perro al cuartel y llamar a las asociaciones civiles de perros perdidos, Colitas Felices, etcétera, en vez de haberlo llevado al Deportivo Roca, del otro lado de la ruta donde fue encontrado y con el riesgo de que el animal intentara cruzar para encontrar el regreso y se produjera un accidente.

Nadie duda de su labor humanitaria ni de que hicieron mal en rescatar al perro.

Simplemente la solución que encontraron no es la correcta y pudieron provocar un accidente en la ruta involuntariamente.

Si se sienten "tocados" por la queja que se publicó, deberían reflexionar sobre esto y no poner como solución no rescatar a ningún perro más.

Entonces, si mañana algún ciudadano se queja de que ante un incendio los bomberos tardaron mucho en venir por "x" circunstancia... ¿ustedes van a dejar de intervenir en incendios?

Espero, por el bien de la comunidad, que reviertan esta actitud hacia la comunidad.

Silvia Castex Pla, DNI 12.949.107 - Roca

Mostrar todos los comentarios

Blogs

Ver todos

Servicios