Deportes

fútbol de afa

Reacción de líder

16:14 02/04/2013 El punto le devolvió el liderazgo absoluto.

Lanús reaccionó a tiempo en la segunda mitad, con voluntad y ambición levantó en su propia cancha una desventaja de dos goles y logró un intenso empate ante a Quilmes (2-2) para volver a ser el único líder del campeonato, a un punto de su escolta, Newell's.

Lanús pagó caro sus desatenciones defensivas y sufrió por momentos ante un equipo que jugó 60 minutos con diez hombres por la expulsión de Jacobo Mansilla.

Silvio Romero, el mejor jugador de la cancha, y Guido Pizarro marcaron para el equipo granate, que terminó sumando un punto en un partido que se le había presentado complicado.

Desde el inicio, Quilmes demostró que no iba a ser un rival fácil para Lanús, ya que salió a presionarlo y a atacarlo. Y Lanús, fiel a su costumbre, monopolizó el balón y lo hizo correr de lado a lado en búsqueda de encontrar romper la defensa visitante.

Sin embargo, mostró ciertas flaquezas en la marca en la zona media, sobre todo a espaldas de Diego González, Quilmes lo aprovechó y golpeó de entrada.

A los 5 minutos, Sebastián Romero tomó una pelota en el medio y metió un gran pase en profundidad para Oberman, quien quedó mano a mano con Agustín Marchesín y definió al gol.

Con el tanto, Lanús mantuvo su idea de ataque, aunque le faltó calidad y fineza para concretar ante una última línea cervecera bien plantada. Quilmes se sintió cómodo en el partido, pero excesivamente comenzó a cometer faltas, se cargó de amarillas y a los 29 perdió a Mansilla por doble amonestación.

El segundo tiempo fue vibrante, por momentos de ida y vuelta, y lleno de emociones. En su primera chance de gol, y con Lanús jugado en ataque, Quilmes marcó el segundo tanto: Facundo Diz le metió un pase entre líneas a Elizari, quien avanzó sobre un hueco que había quedado en la defensa local y ante Marchesín tocó sobre un costado para conseguir la segunda alegría.

Lanús fue en búsqueda del descuento y lo encontró rápidamente, a los 12, con un remate de Romero desde dentro del área empalmando un centro desde la izquierda de Mario Regueiro.

El local, tonificado por el tanto, adelantó sus líneas y peligrosamente quedó muchas veces mano a mano en defensa. Y a los 16 apareció otra vez Romero para asistir a Pizarro, quien dentro del área desvió para decretar el 2-2, que resultó definitivo.

Mostrar todos los comentarios

Servicios