Carta de Lectores

"Cuidado, médico de guardia"

Gustavo Fernando Zúñiga, DNI 23.918.427 Neuquén N. de la R. Este diario se reserva el nombre de la persona mencionada en la carta, que está a disposición de las autoridades que lo requieran

El pasado 21 de enero, alrededor de las cuatro de la mañana, debí concurrir al servicio de urgencias de la Clínica Pasteur. Allí, luego de pasar por recepción, quedé esperando que el médico de guardia me atendiera. De los 10 a 15 minutos que me informaron en recepción se hicieron 40 de espera, mientras mi dolencia aumentaba. Al averiguar si el médico estaba, el recepcionista me dijo que dormía en el consultorio.

Sólo estábamos mi pareja, yo y el recepcionista en toda la planta baja de la clínica. Por lo que, golpe de puerta mediante, exigí mi atención urgente. Una vez que el médico se despertó y se dignó a abrir la puerta del consultorio, le reclamé por mi más de media hora de espera, a lo que me respondió, intentando ser gracioso, que sólo habían pasado 28 minutos, que tuviera paciencia, que me iba a atender luego.

¿Luego de qué? ¿Esto no constituye abandono de persona, en razón de su juramento hipocrático? Indignado, me fui a otro centro de atención, en el cual fueron más directos y me dijeron que no podían atenderme porque el médico de guardia estaba con una urgencia y tardaría un buen rato. Finalmente concurrí al Hospital Castro Rendón, donde tardaron menos de cinco minutos en asistirme y tratar de diagnosticarme de acuerdo con el cuadro que presentaba. Finalmente, y luego de algunos estudios, ingresé y me operaron en Clínica San Agustín, donde fui tomado a tiempo ya que presentaba un cálculo vesicular incrustado y cuadro gangrenoso (colecistitis aguda gangrenosa litiásica).

Agradezco la rapidez en la atención del Hospital Castro Rendón, a los Dres. Pereyra por su asistencia y la internación en la Clínica San Agustín, así como también a su personal médico, de enfermería y de limpieza .

Gustavo Fernando Zúñiga, DNI 23.918.427

Neuquén

N. de la R. Este diario se reserva el nombre de la persona mencionada en la carta, que está a disposición de las autoridades que lo requieran.

Mostrar todos los comentarios

Blogs

Ver todos

Servicios