Sociedad

En Aguada Guzmán, un paraje solitario de la Región Sur, se focalizó la investigación.

En Aguada Guzmán, un paraje solitario de la Región Sur, se focalizó la investigación.

informe

Una extraña enfermedad al acecho en Aguada Guzmán

11:48 28/03/2011 Se llama queratopatía climática y amenaza a pobladores de la Región Sur.

Afecta la visión y puede provocar ceguera. Fue descubierta y descripta por primera vez en América Latina por un grupo

de renombrados

especialistas argentinos.


Silvana Salinas slsalinas@rionegro.com.ar

En medio de la rigidez de un clima duro, desértico, de vientos fuertes, temperaturas extremas y condiciones de marginación y pobreza, un equipo de profesionales descubrió en los últimos años un mal severo que aqueja a un número elevado de pobladores de un paraje aislado, en la Región Sur de Río Negro. Y continúan trabajando –con la misma rigurosidad y voluntad– para descubrir cuál es el origen de la dolencia y, así, poder dar vida a un tratamiento real preventivo o curativo para la población en riesgo.

Se trata de una enfermedad de la córnea conocida como "queratopatía climática", hasta el momento desconocida por estas latitudes, que afecta la visión. En América Latina fue hallada y descripta con detalles, por primera vez, por este grupo de investigadores en un porcentaje importante de pobladores de Aguada Guzmán.

Es una dolencia grave, degenerativa y que afecta progresivamente la córnea. Es altamente discapacitante por el severo compromiso visual que produce, y fue observada en pacientes expuestos en forma crónica a radiación ultravioleta del sol y vientos intensos que transportan partículas de arena o hielo.

El descubrimiento se realizó hace varios años atrás y la Academia de Ciencias Médicas otorgó el Premio 2004 a la Investigación Clínica a los doctores Julio A. Urrets Zavalía, Erna G. Knoll, Pablo Maccio, José Saad, Enrique Urrets Zavalía y Horacio Serra, por el trabajo científico desarrollado en esta región sobre "Queratopatía climática: hallazgos en una población de la Patagonia argentina".

El estudio formó parte de un extenso y ambicioso proyecto multidisciplinario de investigación clínica y básica, que llevó a cabo el servicio de Oftalmología de la Clínica Universitaria Reina Fabiola, bajo la coordinación de Julio y Enrique Urrets Zavalía, y el Cibici (Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunología) de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba, bajo la coordinación del profesor Horacio Serra.

Campaña humanitaria

Todo arrancó de la mano de un Proyecto Integral de Promoción Humana de la Universidad Católica de Córdoba –de Oftalmología de la Clínica Universitaria Reina Fabiola– que desarrolló una campaña humanitaria de salud visual en Aguada Guzmán, en el departamento El Cuy.

En casi media docena de campañas se realizaron exámenes oftalmológicos completos y otros estudios a más de 1.000 individuos del Departamento El Cuy,  lo cual permitió la detección de queratopatía climática y otras alteraciones y enfermedades oculares.

Según explicó en contacto con "Río Negro" el doctor Serra –jefe de investigación molecular sobre esta patología degenerativa de la córnea, quien trabaja con Julio Urrets-Zavalía, jefe del grupo de Oftalmología–, se encontró que cerca de un 12% de la población padece de esta enfermedad degenerativa y progresiva de la córnea que no había sido descripta previamente en América Latina.

Pobreza y marginación

"En el caso de nuestros pacientes, la enfermedad se presenta en un contexto de pobreza, marginación e imposibilidad de acceso a sistema de salud, lo que le agrega mayor dificultad para el seguimiento y posible tratamiento de esta enfermedad", detallaron los profesionales que llevaron adelante el importante trabajo.

Luego los estudios continuaron, con el fin de encontrar la esencia del mal, para tratar de prevenir la aparición de la enfermedad o controlar su evolución.

El grupo de investigación postuló su propia hipótesis sobre las posibles causas de la enfermedad por estos lares.

Allí se destaca un conjunto de causas, entre las que sobresalen: la exposición durante años a la radiación ultravioleta (uno de los componentes de la luz solar) sin protección ocular, el efecto de los vientos constantes y ciertas carencias nutricionales. (Ver aparte)

Y fueron más allá: en base a los resultados obtenidos en los estudios propusieron a nivel científico mundial que esta patología reciba el nombre de Queratopatía Esferoidea Ambiental, ya que en su génesis probablemente participen múltiples factores ambientales y no únicamente componentes climáticos", explicó Serra.

Mostrar todos los comentarios

Blogs

Ver todos

Servicios