Hay un MPN recalculando

16 jul 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El clima social en el que se desarrolla la campaña hacia las PASO está atravesado por una economía que no mueve la aguja y las consecuencias se traducen en incertidumbres de todo tipo. Las inversiones en Vaca Muerta no se consolidan, el proyecto para la construcción de la central hidroeléctrica de Chihuido se mantiene con una expectativa de baja intensidad y todo aquello que contribuya a mejorar miradas más positivas sobre el futuro tiene tiempos diferentes a las urgencias de la sociedad.

El comercio de Neuquén esperaba cosechar mejores resultados este mes con el pago del medio aguinaldo a los trabajadores, pero el dinero no se trasladó al consumo. Muchos utilizaron esos recursos extra para pagar deudas, según testimonios publicados esta semana en un informe de este diario que permitió ver la preocupación del sector comercial de la ciudad por un mercado interno que está deprimido.

Las plazas hoteleras de los destinos turísticos de la cordillera estuvieron lejos de agotarse en la primera semana de vacaciones con el turismo regional; el sector trabajó a la mitad de su potencial. Los operadores del rubro esperan cambiar la suerte con la llegada de viajeros de provincias que recién ahora inician el receso invernal.

El ministro de Economía Norberto Bruno ofreció esta semana una mirada conservadora sobre la marcha de las finanzas públicas. Le dijo a este diario que la provincia “no está quebrada”, pero aclaró que el pronóstico de ingresos del primer semestre quedó por debajo de las previsiones pautadas en el presupuesto. Atribuyó tal diferencia al “retraso” cambiario, una variable de la economía que cuando se mueve deja ganadores y perdedores.

Por vía de las regalías, Neuquén tiene atados buena parte de sus ingresos al valor del dólar, por lo que la cotización de esa moneda en la pizarra cobra importancia a la hora de medir la recaudación. Pero como advirtió el propio Bruno en la entrevista con “Río Negro”, un dólar más caro mejoraría los ingresos del tesoro provincial pero al mismo tiempo generaría mayor turbulencia con los precios y la inflación. Parafraseando a Perón, el ministro dijo al respecto “todo en su justa medida”.

En el gobierno confían en que, de un lote de una docena de proyectos de inversión de envergadura, algunos van a prosperar y volverán a dinamizar la economía regional. En ese grupo que enciende las esperanzas están las inversiones en Vaca Muerta, la zona franca, los trenes trasandino y petrolero y, por supuesto, la central hidroeléctrica Chihuido. “Las mejoras en materia de reactivación de inversiones se van a sentir en forma gradual, en una escala que irá del segundo semestre al 2018”, graficó el entusiasmo oficial una fuente del gobierno.

Las condiciones para encarar una campaña electoral en un escenario con economía desinflada, pérdida de poder adquisitivo, retracción en el consumo e inestabilidad laboral, por mencionar sólo algunos de los efectos de las políticas vigentes, son complejas para los oficialismos.

El macrismo más puro, el que tiene como referente local al intendente Horacio Quiroga, no enfrenta contradicciones al momento de salir a juntar votos: lo hace desde la defensa plena del modelo que propone el gobierno nacional. Pero la versión de aliado de Macri que encarna el MPN se ve obligada a esquivar todos los pozos para construir un discurso de campaña con acento neuquino, si es que aplica la metáfora para una provincia sin tonada.

Si se observa con algún grado de detalle, se puede advertir que la estrategia del MPN ya cambió: el partido provincial bajó en intensidad la relación con el gobierno nacional y las fotografías del gobernador Omar Gutiérrez junto a Macri dejaron de ser frecuentes. No se trata de un distanciamiento permanente, pero sí de un paréntesis con cálculo electoral.

En la misma línea va la decisión del gobierno de intervenir en conflictos sociales para encontrarles una salida. En ese sentido se debe leer el acuerdo tripartito de esta semana para devolverle el trabajo a las textiles que fueron despedidas de una fábrica que cerró en el Parque Industrial de Neuquén.

El macrismo más puro, el que tiene como referente al intendente Horacio Quiroga, no enfrenta contradicciones cuando sale a buscar votos.
El MPN, en la versión de aliado de Macri, se ve obligado a esquivar todos los pozos para construir un discurso de campaña con acento neuquino.

Últimas noticias de ésta sección