El IUPA se dirige hacia su meta soñada

El Instituto Universitario Patagónico de las Artes multiplica su oferta educativa y proyección social para que más personas exploren y desarrollen su expresividad.

Comparte esta noticia

Cuando tenía doce años, Boris le planteó a su mamá que deseaba estudiar danza clásica. Así, tras convencer a la familia, dejó su San Martín de los Andes natal para estudiar en el Instituto Universitario Patagónico de las Artes (IUPA). El adolescente partió hacia Roca, a iniciar su formación en esta prestigiosa casa de estudios que hoy alberga más 3.500 estudiantes.

Apenas un par de años después, la vida de Boris dio otro salto, cuando resultó seleccionado, entre 160 participantes, para formar parte de la compañía de Danza Federal, un proyecto dirigido artísticamente por Iñaki Urlezaga. Así, debió instalarse de manera permanente en La Plata. Lo hizo con alegría, a sabiendas de que su esfuerzo y talento le darían un lugar estable en ese ballet.

La historia de Boris es una de las tantas que alberga el IUPA, donde cualquier joven o adulto puede explorar sus habilidades artísticas, pero además, obtener un título en artes que no sólo muestre su talento sino que acreciente su formación y su sentido de lo humano. Se trata del resultado de intensos años de gestión que fueron dando frutos, como el reconocimiento universitario de la casa de estudios, logrado en 2015 por decreto presidencial.

Este avance, como otros tantos, han permitido al IUPA agigantar sus pasos hacia su meta soñada: ser la universidad pública de las artes de la Patagonia.

El IUPA comprende historias de vida como la de Boris, muchas con un gran sentido de inclusión social. Decenas de alumnos, docentes y artistas llevan su arte a centros comunitarios, ONG, hogares de ancianos, escuelas rurales, gracias a los proyectos de Extensión.

En el mismo sentido, las becas de ayuda económica permiten que cientos de alumnos puedan desarrollar su sensibilidad artística. Las mejoras y ampliación edilicias colaboran para que los estudiantes hoy cuenten con aulas especialmente adecuadas para sus prácticas.

Otras articulaciones, como los lazos que tiende la universidad con otros centros de estudio del país y del exterior, hacen al IUPA un umbral para que los estudiantes y egresados salgan al mundo. Nuevas carreras como tecnicaturas, licenciaturas y profesorados, con planes de estudio universitarios, forman parte de ese objetivo. La creación de subsedes, en distintas localidades rionegrinas, es otra de las metas de la universidad, para que cada niño, joven o adulto con intereses artísticos tenga un lugar para formarse y expresarse.

Los grandes cambios que ha llevado adelante el IUPA contienen y acompañan no sólo a los estudiantes, sino a toda la comunidad educativa. El tiempo ha demostrado que esta casa de estudios ha sido considerada como una política de estado a lo largo de su existencia, por todos los sectores políticos y partidarios. Valores como la educación y la cultura son la base que sustenta a los miles de Boris que hoy alberga el Instituto.

Proyecciones

La apertura de dos subsedes, una en Bariloche y otra en Viedma, es un objetivo estratégico previsto que avanzará este año. Del mismo modo, es un objetivo primordial el sostén de todas las actividades con fines sociales, como son las 57 propuestas artísticas y de formación que funcionan en centros comunitarios y en distintas ONG.

Las propuestas de extensión y los proyectos de investigación sobre el arte son funciones indispensables de la universidad, que alimentan la producción y creación artística de estudiantes y docentes y el desarrollo de nuevas tecnologías relacionadas con el arte, así como la inserción comunitaria y el aporte de la universidad a la sociedad.

Por último, también se prevé la puesta en marcha del comedor universitario.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.