El partido de Gennuso nació en un bar y hoy está “planchado”

Hoy la agrupación no tiene local, de los seis fundadores cuatro tomaron otros rumbos y se desconoce la cantidad de afiliados activos.

Comparte esta noticia
“Pueblo no está en retirada”
El legislador provincial Leandro Lescano es uno de los pocos dirigentes de la primera hora que sigue junto al intendente.
Gennuso es el presidente de Pueblo y él es vice, señaló, y aseguró que el partido vecinal no está en retirada, que el último recuento dio unos 300 o 350 afiliados a Pueblo, aunque no precisó cuántos de ellos siguen activos.
Dijo que tienen reuniones periódicas y que prácticamente están los mismos dirigentes desde los orígenes. Defendió las alianzas electorales que hicieron y negó que Pueblo haya mutado ideológicamente: “No pasamos de una alianza con el Frente de Izquierda al Pro”, aclaró. Con las fuerzas de Juntos Somos Bariloche “tenemos mucho en común”.

Cuando Gustavo Gennuso y un grupo reducido de amigos comenzaron a reunirse para trazar los primeros objetivos del proyecto político que pretendían construir, nunca pensaron que en tan poco tiempo Gennuso llegaría a la intendencia. Y mucho menos de la mano del gobernador Alberto Weretilneck.

Pero Gennuso tenía la ambición de ser intendente. Y para lograrlo debía formar una alianza electoral que le permitiera vencer al FpV en septiembre del 2015.

Pasó mucha agua bajo el puente y de aquel grupo de fundadores del partido vecinal Pueblo, que le sirvió de plataforma a Gennuso para instalarse en el escenario político, pocos quedan a su lado.

El partido ya no tiene local, porque el de la calle Pablo Mange cerró apenas se terminaron de contar los votos. Y se desconoce la cantidad de afiliados de Pueblo.

Los orígenes del partido vecinal se remontan al 2007, cuando Gennuso estaba al frente de la Fundación Gente Nueva, con un fuerte trabajo social en barrios de esta ciudad. Y terminó de tomar forma en 2008/2009.

La conjunción de las siglas representan el espíritu que pretendían proyectar: participación, unión, equidad, bien común, liderazgo y organización.

Las reuniones por esos años se hacían en la casa de Gennuso y la cafetería Pericles de la calle Palacios 266, que pertenecía a Antonio Sánchez. Es más, ese fue el primer domicilio de Pueblo.

Fuentes partidarias recordaron que los seis fundadores de Pueblo fueron: Leandro Lescano, Vladimiro Ivanoff, Martín Gómez Lissarrague, Daniel Natapof, Antonio Sánchez y Gennuso.

De ese grupo, varios tomaron nuevos rumbos. Gómez Lissarrague trabaja desde hace años en Protección Civil de Nación, Ivanoff sigue con su labor profesional particular al igual que Sánchez. Aunque este último, junto con Gennuso, fue funcionario en la gestión del exintendente Omar Goye.

Natapof fue el primero en abrirse del grupo hace varios años y se pasó al FpV. Hoy es uno de los principales críticos de la gestión de Gennuso.

Sólo Lescano siguió con la actividad partidaria, que lo llevó a ocupar el cargo de concejal, y desde diciembre del 2015 se desempeña como legislador provincial y responde al gobernador.

Una fuente que conoce de cerca a Gennuso lo describió como “muy personalista”. Y señaló que la alianza electoral que conformaron en el 2011 Pueblo, el Socialismo y el Partido Humanista no tiene relación con la alianza que lo llevó al municipio, con Weretilneck y el Frente Grande.

En octubre del 2011 Gennuso debutó como candidato a intendente y el espacio arañó el 12% de los votos. Esa elección la ganó el candidato del FpV Omar Goye, con el 30,4%. Meses después, Goye fue destituido.

El dirigente del Frente Grande Carlos Valeri salió segundo en la elección del 2011, con el 20,9%.

Una fuente recordó que en esa ocasión el objetivo de Pueblo y la alianza que había conformado era “marcar una fuerte presencia en la sociedad”. El consultor Jorge Giacobbe colaboró en la campaña.

En la elección del 2 de septiembre de 2013 ganó María Eugenia Martini por el FpV con el 31% de los votos, Gennuso quedó segundo con el 25% y Valeri tercero con el 21,5%.

El crecimiento de Gennuso sorprendió y se puso en carrera para el siguiente comicio. Un dirigente que estuvo a su lado recordó que el acuerdo electoral entre Weretilneck y Gennuso se selló una mañana del verano del 2015 en el aeropuerto de Bariloche. El gobernador estaba en carrera para retener la Gobernación y buscaba un dirigente de peso en Bariloche, que es el distrito electoral más importante de la provincia. Weretilneck se encargó de allanarle el camino a Gennuso cuando designó a finales de abril pasado a Valeri como ministro de Obras y Servicios Públicos.

Weretilneck ganó con contundencia en junio del 2015 y en agosto presentó oficialmente su sociedad con Gennuso. En septiembre la alianza electoral se impuso ampliamente sobre el FpV y Martini tuvo que volver a su casa.

De los siete concejales oficialistas sólo tres responden de manera directa a Gennuso, tres pertenecen al Frente Grande y una al ARI.

“Gennuso es un pragmático, le gusta mucho el poder”, afirmó una fuente que estuvo en la primera alianza electoral. “Ya tiene los vicios de la soberbia del poder”, sostuvo. A modo de ejemplo, citó la pelea que tuvo el intendente con el dirigente de Crearte Luis Suero.

Sánchez, en cambio, afirmó que Gennuso no cambió. “Es la misma persona con virtudes y defectos. Tiene voluntad, vocación y no tiene mala intención”, afirmó. “Se pone algo en la cabeza y trabaja hasta conseguirlo. Eso en política a veces es una virtud o un defecto... Y es honesto”, sostuvo Sánchez, que no sigue al lado de Gennuso desde que hizo la alianza electoral con Weretilneck.