Energía Producción

El shale neuquino rompe fronteras

Un reciente informe internacional ubica los niveles de productividad de Vaca Muerta en el top cinco del mundo.

16 mar 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

“Nos dijeron que la calidad del recurso que tenemos es de las mejores del mundo”. La frase se la pasaron de mano en mano entre la administración del exgobernador Jorge Sapag y su continuador Omar Gutiérrez. El cumplido era anticipado allá por 2014 de boca de los directivos de las principales petroleras del mundo cuando por entonces las visitas a Vaca Muerta llegaban como compradores a los supermercados en días de descuentos.

Dos años después, miles de millones de dólares enterrados, más 1.200 pozos (690 shale y 570 tight) y un 30% de participación en la producción de la Cuenca Neuquina, los no convencionales argentinos son una realidad para el país. Pero también empiezan a destellar, con números reales, en el abanico mundial.

Un reciente estudio de la consultora internacional WoodMacenzie, que analiza la productividad de las formaciones shale estrellas de Estados Unidos, destaca la potencialidad de Vaca Muerta. En el estudio se destaca que los pozos que YPF hizo en 2016 y 2015 en Loma Campana se ubican segundo y quinto respectivamente en la cantidad barriles que entregan por cada metro de perforación horizontal.

El análisis, que incluye áreas donde se perfora las formaciones Bone Spring y Wolfcamp de la cuenca Permian, en Texas, la más importante del momento, cobra relevancia al comparar pozos análogos. Es decir que son perforaciones en producción con similares características de longitud y método.

Los pozos de la petrolera nacional en 2016, con una extensión lateral de 1.500 metros, consiguieron entregar unos 418 barriles equivalentes de petróleo (Boe) por metro lineal y unos 628.000 Boes por pozo. Estos niveles de productividad solo son superados en Northeast Extension en la formación Wolfcamp.

Incluso el rendimiento de Vaca Muerta, en Loma Campana, mejora las marcas que obtienen formaciones como Egale Ford y Bakken, que fueron referencias iniciales para los desarrollos no convencionales en los campos neuquinos.

En la última presentación que el CEO de YPF, Ricardo Darré, realizó con inversionistas mencionó que las perforaciones horizontales que la compañía realiza en Loma Campana mejoraron la producción acumulada un 25% entre 2014 y 2016. La mejora además estuvo acompañada de una reducción en los costos para cada pozo que cayó cerca de un 20%.

Si bien el estudio no analiza los costos de extracción, donde aún las áreas neuquinas siguen siendo más caras, los resultados conseguidos ratifican la calidad del shale neuquino y su potencial.

Los datos
56
pozos horizontales a Vaca Muerta completó YPF durante todo el 2016. Redujo los costos de perforación de u$s 11 millones a u$s 8,2 millones.
628.000
barriles por pozo entregan las perforaciones que la petrolera nacional hizo en el 2016 en el área Loma Campana.
u$s 6,2
millones cuesta un pozo en las cuencas norteamericanas. Sin embargo, esos valores podrían bajar aún más con la reactivación que experimenta la actividad en el país del norte.
La cuenca Permian, hacia donde marchan la mayoría de los equipos en Estados Unidos, muestra los mejores números para la extracción de shale oil.
En Neuquén ya se perforaron 1.200 pozos no convencionales.
Del total 690 son
shale y los restantes tienen objetivo
en tight.
corresponsalía neuquén

Últimas noticias de ésta sección